Ebrovisión se celebrará este año en formato reducido

RAÚL CANALES
-

Cada una de las citas constará de tres días de conciertos aunque con limitación de aforo y menos grupos en cartel. El Multifuncional puede albergar hasta 800 personas sentadas entre pista y gradas

Cápsula en plena actuación en la última edición de Ebrovisión. - Foto: Raúl Canales

Miranda tendrá Ebrovisión este año y además sumará otro festival veraniego al calendario. Serán dos citas en un formato diferente al habitual, adaptadas al protocolo sanitario y con el público sentado, pero al menos la ciudad podrá disfrutar de música en directo cuando muchas localidades ven como se suspenden nuevamente todos sus eventos. 

Aunque la cultura es uno de los sectores que más ha acusado el efecto de la pandemia, la asociación Amigos de Rafael Izquierdo ha hecho un notable esfuerzo para programar conciertos, con aforo muy reducido, durante los últimos meses. Ahora el colectivo trabaja para dar forma al tradicional festival de septiembre y anunciará las primeras confirmaciones muy pronto. «Contaremos con cabezas de cartel del nivel habitual en Ebrovisión», asegura Ramiro Molinero, que ya tiene muy avanzadas las negociaciones con varios grupos a la espera de cuadrar agendas y cachés. Para atraer a bandas punteras se contempla la posibilidad de que hagan doble función para sortear la limitación de aforo. 

En los últimos días miembros de la asociación han estado analizando con los técnicos municipales las diferentes opciones existentes en el Multifuncional, que con la normativa actual y siempre a expensas de que la misma pueda sufrir cambios en los meses que restan hasta Ebrovisión, podría albergar cerca de 800 personas sentadas utilizando tanto la pista como las gradas. 

La idea es mantener los tres días de festival, aunque con menos actuaciones. En principio solo habrá dos o tres grupos por jornada y aunque la organización quiere salvar parte de los conciertos gratuitos, tendrá que adaptar también su formato para evitar masificaciones callejeras. Además, está casi descartada la opción de disponer de zona de acampada.

Para compensar todas estas restricciones, la asociación celebrará otro festival a principios de verano, con fecha aún por confirmar, aunque todo apunta a que tendrá lugar a primeros de julio. También será un evento de varios días aunque con más variedad de estilos musicales que Ebrovisión. «Como podemos meter muchos menos espectadores en el pabellón, tenemos que ampliar los días y así nos acercaremos un poco más a las cifras de otras ediciones», afirma Molinero. 

Es el modelo que están siguiendo otros festivales de gran formato para cuadrar números, y para Miranda sumar otra cita musical de primer nivel supondría un impulso tanto cultural como económico. «El objetivo es brindar opciones a los mirandeses en un verano en el que estará mucho más complicado irse de vacaciones. Si conseguimos que la gente se quede, tenga una oferta de ocio interesante y además haga gasto en la ciudad, será positivo para todos», apunta Molinero. 

Y es que Ebrovisión tiene un fuerte impacto en la economía local ya que mueve alrededor de 1,5 millones de euros entre hostelería, artistas y personal contratado. Lógicamente la próxima edición la cifra será mucho menor, pero «es importante seguir organizando conciertos y que la gente se anime un poco». 

Fidelidad. Aunque habrá Ebrovisión, la celebración del vigésimo aniversario se postergará a 2022 porque la organización quiere que una fecha tan simbólica sea «una fiesta total», algo imposible con el panorama sanitario actual. Para los veinte años, que  se cumplían en la edición pasada, habían preparado un festival sorpresa en el que ni siquiera iban a anunciar el nombre de los grupos. Aún así, había vendido casi todas las entradas, un ejemplo de la confianza que la cita se ha ganado entre el público. 

La pandemia obligó a la suspensión pero la mayor parte no ha pedido el reintegro del dinero. Dicha localidad servirá para 2022, aunque como agradecimiento a la fidelidad, la asociación estudia fórmulas para premiar a los espectadores más fieles, que obtendrán descuentos para los dos festivales especiales que se celebrarán este verano.