scorecardresearch

Investigan la muerte de un menor en un centro de Valladolid

SPC
-

El joven de 14 años y origen tunecino falleció el jueves por la noche en el centro Zambrana tras ser reducido por los efectivos de seguridad en un momento de conducta violenta

La consejera de Familia, Isabel Blanco, y el secretario general, Jesús Fuertes, durante su comparecencia. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

Un menor de origen tunecino y de 14 años falleció el jueves por la noche en el centro regional Zambrana para infractores, ubicado en Valladolid, después de un comportamiento «violento contra el personal educativo y las instalaciones», y tras ser reducido por los vigilantes de seguridad, siguiendo los protocolos de actuación establecidos. Los hechos se desencadenaron sobre las 22 horas, cuando el joven, que permanecía en el área de socialización con problemas de conducta, sufrió una crisis y fue necesaria la intervención de efectivos de seguridad.

La consejera en funciones de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, trasladó las condolencias a la familia y explicó que, según las primeras informaciones, la intervención de los tres educadores y dos agentes de seguridad fue correcta. El joven procedente de Suiza, donde había sido sometido a una intervención quirúrgica abdominal, llegó solo en tren a Valladolid e ingresó en el centro de menores José Montero en noviembre de 2021 para pasar al Zambrana el 25 de enero de este año. La madre reside en Túnez y el padre en Sicilia (Italia) y, según indicó Blanco, la Gerencia de Servicios Sociales ha contactado con su familia en el país norteafricano, a la que se ha ofrecido a colaborar para el traslado de los restos o su sepelio en Valladolid.

Cuando entró en el centro, el joven recibió una revisión sanitaria y la Gerencia asumió su guarda provisional. Blanco comentó que el menor era reiterativo en conductas «disruptivas y agresiones», que en este caso motivaron su entrada en el Zambrana, en el área de jóvenes con conductas graves, siempre con el informe positivo del juez y por un tiempo de tres meses.

El jueves por la noche el menor se mostró violento contra el personal educativo y las instalaciones, lo que motivó la activación del protocolo, que conlleva medidas de contención físicas y mecánicas y esposar al joven. Para ello se avisó a dos agentes de seguridad. «No era la primera vez que protagonizaba incidentes que causaron medidas de contención», aclaró la consejera.

Fue en ese momento cuando los educadores y vigilantes se percataron de que el menor no reaccionaba y sufría problemas. Una vez que el joven no respondió a los intentos de reanimación y tras avisar al 112, se confirmó su fallecimiento, que se puso en conocimiento de las autoridades judiciales y la Fiscalía.

La autopsia determinará las causas, pero la consejera anunció que la Junta abrirá una investigación interna para esclarecer lo sucedido y, si fuera oportuno, se personará.

Por otra parte, el Defensor del Pueblo inició una actuación de oficio para solicitar información acerca del fallecimiento de este menor.a Institución ha pedido información a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León sobre las circunstancias en las que se ha producido porque, al parecer, podría haber sido sometido a medidas de contención. Asimismo, se ha dirigido a la Fiscalía General del Estado para conocer sus actuaciones en este caso.