scorecardresearch
Fernando Jáuregui

TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


Los Presupuestos más locos de la Historia

07/10/2021

Por supuesto, uno ha asistido a debates presupuestarios en ocasiones surrealistas -por lo alejados de la realidad tangible--, en otras fantasiosos -por lo mismo- y no pocas veces incluso mendaces -ídem--. Pero lo de los PGE que se aprobarán seguramente este jueves en Consejo de Ministros extraordinario bate los récords: los 'debates' se han limitado a los partidos de la coalición que forma el Gobierno, han sido peleas de pega y en torno a bagatelas.

Que, como es habitual, políticos, periodistas y ciudadanos hemos comprado como si se tratase de una gran polémica sobre el fin del mundo. Y no: eran cosas menores, que afectan, poco, a un número crecido de ciudadanos. Por ejemplo, la subida del Salario Mínimo Interprofesional. Por ejemplo, la ingente polémica sobre la regulación del alquiler.

Ojo, no voy a decir que las tensiones entre socialistas y Unidas Podemos -que este fin de semana anda de cónclave, por cierto sin Yolanda Díaz- sean 'fake news'. Ni son eso ni tampoco una cruenta reyerta con las navajas desenfundadas: para subir quince euros el SMI no hacían falta tantas alharacas ni griteríos- Y para intervenir -que es palabra que yo con dificultad acepto- apenas un cinco por ciento del mercado del alquiler, menos aún. Pero eso sí: estoy escuchando a algunos 'críticos' hablar de expolios, de intervencionismos 'a la bolivariana', de la Albania de Enver Hoxa y de comunistas dominando el campo económico.0

Y no hay nada de eso. Pienso, más bien, que estamos en el reino de la chapuza, de la improvisación. El timonel, Pedro Sánchez, está a demasiadas cosas a la vez -ha pasado, en horas, del Consejo de Ministros donde aprobó lo de la vivienda a Eslovenia, para hablar la integración de los Balcanes en la UE. Pasando por Sevilla, donde anunció nada menos, sin encomendarse ni a al Dios Calviño ni al diablo Belarra, una 'paga' de doscientos cincuenta euros a los jóvenes que ganen menos de 1.900 euros brutos al mes para que alquilen vivienda (¿no recuerda eso mucho al 'chequé bebé de Zapatero?). Y vuelta a Madrid `para presidir, este jueves, el Consejo de Ministros que aprobará los Presupuestos surgidos de tantas prisas y de tan escasas reflexiones.

O sea, que el presidente está demasiado ocupado como para someterse a la reflexión que imponen los Presupuestos surgidos de una crisis que no se había visto en décadas -mayor que la de 2008, por supuesto- y como para tratar de consensuar sus medidas con quienes han de ponerlas en práctica, desde ministros hasta alcaldes, pasado por presidentes autonómicos. Y, eso sí, encuentra tiempo para hostigar a la derecha y ser hostigado por ella de manera inmisericorde: esa es nuestra mísera política. Pero las medidas 'de fondo' adoptadas, más allá de fuegos de artificio, son las que son: raquíticas, sin imaginación, con escaso alcance, poco efectivas y susceptibles de ser derogadas, sin haber llegado a entrar plenamente en vigor y sin que casi nadie se entere, por otro Gobierno cuando acceda al poder-

Lo dicho: a los españoles nos encanta pelearnos, como dijo Bismarck, para destruirnos, pero sin jamás lograrlo. Ahí seguimos, con el ruido y la furia; nueces, pocas. Y los Presupuestos, como quien escribe una novela de ficción: se aprobarán y para nada se cumplirán.

Ya hay precedentes.