scorecardresearch

La Parrala en ebullición

A.S.R.
-

Los 16 espectáculos que se aúpan al VIII Festival de Teatro Local, a celebrar en el Clunia, confirman el volumen de producciones escénicas que generan los moradores de este centro de creación

Bambalúa Teatro, una de las compañías más veteranas del espacio capitalino, abrió la agenda ayer con la reposición de ‘Bichejos’, estrenada en 2015. - Foto: Patricia González

Finalmente, Gardel tenía razón y veinte años no son nada. O, por lo menos, no los suficientes para según que cosas. Por ejemplo, saber qué es La Parrala. El Centro de Creación Escénica lleva más de dos décadas como una gran fábrica de sueños. Las más de treinta compañías que trabajan allí son las artífices de casi la totalidad de la producción local. Y, sin embargo, aún hay gente que ignora qué es. Arreglar este desaguisado es uno de los objetivos del Festival de Teatro Local La Parrala, que desde 2014 brinda una radiografía de lo que se cuece en el antiguo colegio de Parralillos. Los 16 espectáculos que se aúpan este año a su octava edición, más que en las anteriores, dicen mucho de su creatividad y esfuerzo. Y, sin embargo, una rápida batida a las puertas de la primera fecha, anoche en el Clunia, evidencian ese desconocimiento. 

Susana García confiesa que ella se sitúa en ese platillo de la balanza, incluso pregunta si es un proyecto nacional al enterarse que más de 30 grupos trabajan en él. Sí sabe, sin embargo, de sus habitantes. Ella, con sus hijos Nico y Mara, acudieron el lunes al Clunia movidos por ver a Bambalúa, uno de los moradores más veteranos de este espacio, que inauguraba el encuentro con Bichejos. En el plato contrario, Noelia San José, que, por supuesto, sí conoce el lugar. «Desde que era una cochambre», apostilla antes de sentarse en la butaca con su hijo, Helios. 

Para presentarse a unos y afianzarse en otros, el Festival de Teatro Local La Parrala llega con 16 montajes a la conquista del Clunia. El telón se levantó el lunes con la mencionada historia de una cigarra de Bambalúa, que pasará el testigo este sábado a Ronco, con Candidastas. Este domingo, programa doble: La Mueca estrena La fiesta de Carlangas, una revisión de El cumpleaños feliz, y Arawake vuelve con Princcipesso. Noviembre continuará con Colectivo Inesperado y La señora, el tigre, la cerda y yo (sábado 13); Colectivo Chiribitil y Buscando el punto exacto (domingo 14); Margarito y Cía y Paco... (sábado 20); Kicirke y Comediante y Kurulumbha con Kurulumbha Show (domingo 21); Teatro Bajo la arena y Escríbeme a la tierra (sábado 27); y Las Pituister y Por mí y por todos mis compañeros (domingo 28). Cinco piezas animarán diciembre: La Roulotte y Los niños perdidos (sábado 4); Circolectivo y El gran show de Heloise, la fantástica (domingo 5); Ana i Roncero y En clave de mujer: Teresa de Jesús (lunes 6); Adalí y Entre nos (sábado 11); y Atópico con La venus de Masoch (domingo 12).

Este elevado número de citas dice mucho de la ebullición teatral a orillas del Arlanzón. Una realidad en la que La Parrala pinta mucho. «Este centro genera un gran volumen de compañías que generan un gran volumen de producción escénica», resume Fernando Ballesteros, miembro de la comisión organizadora del evento, al tiempo que advierte el diverso cariz de estas propuestas, desde para público familiar a adulto; desde estrenos a trabajos en proceso o rescate de viejos montajes; desde comedia a drama pasando por mimo, teatro del absurdo, circo. Oferta multicolor.