Historia de una misión rocambolesca

A.S.R.
-

David López Cabia vuelve a la Segunda Guerra Mundial con 'Sangre y fuego en Tobruk', una novela en la que ficciona los intentos británicos por derrotar a Rommel en África. Se presenta hoy en la Sala Polisón

El burgalés David López Cabia aúna género bélico, histórico y de aventuras en su nuevo libro. - Foto: Patricia González

Junio de 1940. Italia entra en la Segunda Guerra Mundial. El norte de África se convierte en un apasionante escenario bélico. El ejército británico no se amilana y, al contraataque, vapulea a los hombres de Mussolini. Hitler da un golpe sobre la mesa. Sitúa a Rommel al frente de la llamada Afrika Korps. Su contador no deja de sumar victorias. Los aliados se ponen las pilas. Misión: acabar con ese general al que temen tanto como admiran y que será recordado como El zorro del desierto. Tres operaciones se desarrollan entre noviembre de 1941 y septiembre de 1942 en busca de este objetivo. La primera intenta su asesinato o captura; la segunda se afana en atacar el Servicio Aéreo Especial; y la tercera persigue destruir sus reservas de combustible. Estas tres intervenciones, sobre todo la última, son el hilo del que tira el escritor burgalés David López Cabia en su nueva novela, Sangre y fuego en Tobruk (Círculo Rojo), que presenta mañana en la Sala Polisón (20 horas).


Escenarios, contexto social, acontecimientos, fechas, armamento y tropas implicadas se ajustan a la realidad histórica. Los personajes, no. El creador vuelca su imaginación en el dibujo de los protagonistas, que brindan una estampa grotesca.
La unidad la forman un sargento, Hicks, pendenciero, mujeriego, bufón y valiente cuando silban las balas; un teniente, Marr II, noble y leal, perfecto oficial y caballero; dos soldados, Baldrick, antiguo delincuente, siempre pensando en nuevas fechorías, y Carroll, rudo, inculto y sanguinario, leal y feroz en combate. Los acompaña una espía británica, Ida Saoirise Moray.


«Van a tener que atravesar cientos de millas a través del desierto en compañía de otros tantos comandos. Para infiltrarse en Tobruk, la localidad costera de Libia donde se encuentran las reservas de combustible, se hacen pasar por prisioneros de guerra acompañados por una unidad de falsos soldados germano hablantes. Se convierten en perfectos alemanes. Van con documentos falsos, se saben todos sus chascarrillos, sus canciones... Ellos se introducen con éxito en la ciudad pero el resto de la misión es un desastre. Los desembarcos salen mal y no llegan los refuerzos, se quedan solos, no consiguen volar los tanques y, aislados y rodeados, caen prisioneros», relata el autor, que se sintió en la obligación de escribir sobre esta desconocida operación para subsanar lo «tremendamente mal» que la narran las películas Tobruk (1967), con Rock Hudson, y Comando en el desierto (1971), con Richard Burton.


El humor y el rigor histórico conviven en estas páginas con las que López Cabia (Burgos, 1986) espera enganchar a los lectores jóvenes a un género bélico que «poco a poco se abre camino, sobre todo lo relacionado con la Segunda Guerra Mundial, aunque aún le falta un impulso fuerte en ficción, a pesar de su gran potencial, mientras la no ficción vive una edad de oro».