scorecardresearch

Un reto llamado igualdad

S.F.L.
-

Con esfuerzo e ilusión, varias mujeres de la Bureba consiguen sacar adelante sus negocios gracias, en parte, a la ayuda de Adeco Bureba, que ofrece un servicio de asesoramiento y formación para emprendedoras del mundo rural

Un reto llamado igualdad

Paula Soria advierte de los peligros que acechan al mundo rural, pero desprende su optimismo por los cuatro costados. Aprecia un movimiento inversor nacional e internacional hacia las múltiples posibilidades que ofrecen los pueblos más pequeños. Lo dice ella, que dejó Londres después de más de dos décadas para instalarse en Rublacedo de Abajo. «¡Casi nada!» Allí ha comenzado de cero junto a su marido y espera con ansia abrir las puertas de la casa rural El Colirrojo.

Su proyecto avanza despacio, más de lo previsto, pero la ilusión continua viva como el primer día. Cuando aterrizó en el municipio burebano de 16 habitantes se encontraba perdida, pero supo aprovechar las oportunidades que surgían. Asegura que con el tiempo perdido en las obras «he ganado en formación y en adquirir conocimientos para proyectar el negocio virtualmente», declara. La experiencia no la califica como una historia de color de rosa y ratifica que, en ocasiones, se «topa por más obstáculos por ser mujer». No obstante, la Asociación para el Desarrollo Comarcal Bureba le ha ayudado a tirar hacia adelante.

 De igual modo, María del Río considera que las féminas lo tienen «más complicado» a la hora de iniciar una andadura profesional por cuenta propia. Ella se asentó en Arconada de Bureba para dedicarse en cuerpo y alma al mundo de la apicultura con Apimara. Logró crear una tienda online en la que vende su producto pero reconoce que necesita «recibir más formación en labores de marketing digital». En su caso, y a pesar de haber residido gran parte de su vida en zonas rurales, reconoce que «resulta muy complicado empezar de cero porque las puertas no te las abre nadie».

Un reto llamado igualdadUn reto llamado igualdadFue entonces cuando echó mano de Adeco Bureba, que le asesoró en los pasos que debía seguir para optar a ciertas ayudas y en cursos relacionados con la promoción digital. El grupo de acción local, además de participar en la elaboración de la Estrategia de Emprendimiento de la Mujer Rural en los ámbitos agrario y agroalimentario que ha lanzado la Junta de Castilla y León, se encarga de poner en marcha varias de las actuaciones de la misma, como hacer visible el proyecto, empoderar a la mujer, promover su formación, tratar asuntos relacionados con el emprendimiento, la consolidación e impulsar el empleo en los pueblos. Todo ello con el objetivo de fomentar la creación de puestos de trabajo y ofrecer asesoramiento a las empresarias de los pueblos.

La oficina de Briviesca ha preparado a su equipo técnico para dar salida a esta nueva tarea, que consistirá principalmente en la puesta en marcha de una orientación laboral a mujeres desempleadas, un asesoramiento y un acompañamiento, el apoyo a proyectos ya implantados, ofrecer acciones formativas sobre motivación al trabajo y orientar sobre la mejora de la productividad y competitividad empresarial con cursos, jornadas o seminarios. También llevar acciones divulgativas del papel de la mujer ayudándose de vídeos promocionales, campañas de comunicación o encuentros empresariales.

Jessica Moreno no eligió el mejor momento para abrir su negocio de ocio y tiempo libre destinado a niños y niñas de educación infantil y primaria. Kokopelli nació con la pandemia y el terror que generó en juntarse con otras personas. Esto no ayudó en absoluto. Sin embargo, sus vecinos briviescanos respondieron bien y agradece su confianza. A día de hoy mantiene una relación con el equipo de Adeco para que la ayude en encontrar un local en el que asentar la empresa y ganar así visibilidad. «Con el nuevo servicio estoy segura que lo conseguiré», manifiesta.

Un reto llamado igualdadUn reto llamado igualdadIgual de agradecida se muestra Cristina Sanjuán, que abrió su local Cristina Belleza en septiembre. Aclara que en el momento de dar el paso «no sabía por donde empezar. Todo me venía grande y me volvía local buscando información en internet». La asociación le aconsejó y pretende solicitar información sobre «cursos interesantes» para desarrollar su trabajo en el lugar en el que se crío y en el que pretende jubilarse: su querida Briviesca.

 

Un reto llamado igualdad
Un reto llamado igualdad