scorecardresearch

Obras en la BU-11 afectan al tráfico desde este martes

DB
-

Los trabajos para sustituir las juntas de dilatación se prolongarán dos semanas y se realizarán de forma secuencial por carriles entre las 7 y las 13 horas

Los trabajos para sustituir las juntas de dilatación se prolongarán dos semanas. - Foto: Luis López Araico

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana inicia este martes las obras de renovación de las juntas de dilatación de dos de las estructuras de la BU-11. Se trata de las correspondientes al viaducto sobre la calle Timoteo Arnaiz (km 0,200) y al puente sobre la carretera BU-800 a Cardeñadijo (km 2,500). 

Durante dos semanas se trabajará de lunes a viernes en horario de 7 a 13 horas, lo que provocará afecciones al tráfico rodado. Se ha previsto que las obras se ejecuten de forma secuencial por carriles, siendo necesario el corte en el que se esté operando. Durante los fines de semana la circulación será libre.

Las entradas y salidas a la BU-11, en sus conexiones con la carretera de penetración a Cortes y con las calles Cartuja de Miraflores, Timoteo Arnaiz y Rivalamora, también podrán verse afectadas en algunas fases. Las obras consistirán en la retirada de las juntas existentes, la renovación de las camas de apoyo, la instalación de una nueva junta y la ejecución de las transiciones correspondientes. El objetivo es conservar la infraestructura en un adecuado estado y permitir una circulación más segura y confortable.

Estos trabajos forman parte del contrato de conservación y explotación de uno de los sectores de carreteras del Estado en Burgos, correspondiente al programa de conservación y mantenimiento del Ministerio de Transportes.

Quejas recurrentes. Durante los últimos meses han sido multitud las quejas de conductores sobre ambas juntas de dilatación y su afección. La más afectada es la más próxima a la Plaza del Rey en direcciónBurgos, en el viaducto sobre las calles Timoteo Arnaiz y Cartuja de Miraflores, a la altura de La Quinta Este hueco, de apenas unos centímetros de anchura, se ha ido poco a poco hundiendo, lo que repercute en el ‘salto’ que los vehículos y camiones dan cuando entran en él -y posteriormente salen- y cuando lo rebasan.