scorecardresearch

Los regantes temen que el recibo de luz se encarezca un 30%

SPC
-

Los afectados por las subidas de las tarifas eléctricas en Castilla y León trasladan su «preocupación» por la falta de información sobre los periodos a los que se podrán acoger

Riego con aspersores en un cultivo de maíz, uno de los que más agua utiliza en la Comunidad. - Foto: Rueda Villaverde

En un año en el que a los agricultores de la Comunidad no les quita el sueño el agua, aunque nunca llueve a gusto de todos, por el buen nivel que mantienen los embalses y las precipitaciones de los últimos días, los regantes se enfrentan ahora a un nuevo periodo de incertidumbre. Los cambios en las tarifas eléctricas, que han entrado en vigor el 1 de junio, van a suponer un incremento en la factura que desde la Federación de Regantes del Duero (Ferduero) calculan que ascienda a un 30 por ciento, aunque es difícil conocer la cantidad exacta ya que todavía no han trascendido detalles sobre los cambios de tarifas o las penalizaciones.

«En Castilla y León nos va a afectar muchísimo, para empezar porque desconocemos si podemos hacer cambios en las tarifas fijas. El incremento se reduce bastante si nos lo permitieran, ya que hablamos de los costes fijos más el coste de energía», señala el presidente de Ferduero, Ángel González Quintanilla, que añade que los cambios en los periodos afectarán «de forma considerable» a los regantes de Castilla y León.

En concreto, detalla que hasta ahora pagaban la energía en función de seis periodos, que en el último de ellos se incluían las tarifas más bajas durante todo el mes de agosto, los fines de semana y desde las 00.00 horas hasta las 08.00 horas. «Ha desaparecido agosto de ese periodo, con lo cual los periodos son más caros y por tanto la energía nos va a salir más cara», aclara González Quintanilla.

El responsable de la federación en la región defiende que tienen un consumo «muy estacional», que se empieza en el mes de marzo y se riega hasta octubre. «Con los cambios estamos condenados a pagar una serie de costes fijos los doce meses del año pese a que solo se utiliza durante seis», dice.

Desde las organizaciones agrarias, como UCCL, también se reclama que se ponga en marcha la posibilidad de disponer de dos potencias diferentes a lo largo de los doce meses, permitiendo así un cambio de tarifa contemplado en la Ley de Presupuestos de 2021. «Esto permitiría a los agricultores poder abaratar en parte el coste de la tarifa eléctrica», añadieron las mismas fuentes.

incertidumbre. Los regantes trasladaron sus quejas por la escasa información que había trascendido sobre los cambios en las tarifas eléctricas: «Esperamos que entre en vigor para ver los precios que nos fijan o no, desde luego con lo que se está barajando en los mentideros energéticos hemos calculado que nos afecta con una subida del 30 por ciento». 

Lo que tienen claro desde Ferduero es que toda esta serie de gastos van a repercutir considerablemente en sus explotaciones: «El agricultor debe hacer números, sumar los insumos y los precios siguen ahí», aclara. Esta situación genera mucha «incertidumbre», aunque la superficie de regadío ha aumentado en los últimos años con explotaciones más modernizadas. «Con el aumento de los costes cada vez existe más pesimismo, porque las explotaciones son menos rentables, y hay gente que tendrá que olvidarse de ellas. Así como vamos a luchar porque la gente no se vaya de los pueblos», concluye Ángel González Quintanilla. Desde la federación de regantes nacional recomienda a las personas afectadas evitar los excesos de potencia, realizar ajustes en los contratados y las horas del día óptimas para el consumo de energía.