scorecardresearch

La industria alimentaria factura ya casi 12.000 millones

SPC
-

El sector, el tercero más potente en España por detrás de Cataluña y Andalucía, crea 1.500 puestos en 2019 y emplea a casi 40.000 personas en la Comunidad

La industria alimentaria factura ya casi 12.000 millones

La industria alimentaria continúa como uno de los puntales de la economía de Castilla y León y los datos lo corroboran ya que el volumen de negocio del sector creció a lo largo de 2019, en 555 millones, hasta los 11.309, con un avance por centual del 5,1 por ciento. Así se desprende del Informe Anual de la industria alimentaria española en el periodo 2020-2021 publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa) y recogido por Ical.

La industria alimentaria de Castilla y León se consolida como la tercera de mayor relevancia en España al cierre de 2019, tan solo por detrás de Cataluña (30.090 millones de euros de cifra de negocio) y de Andalucía (17.432 millones de euros). 

A nivel nacional, los subsectores más relevantes en cuanto a cifra de negocios son la industria cárnica, con 31.727 millones de euros (24,3 por ciento); la fabricación de bebidas, con 19.581 millones de euros (quince por ciento); los productos de alimentación animal, con 14.220 millones de euros (10,9 por ciento); otros productos alimenticios, con 13.869 millones (10,6 por ciento); la preparación y conservación de frutas y hortalizas, con 11.209 millones de euros (8,6 por ciento), y aceites y grasas, con 10.436 millones de euros (8,6 por ciento).

Este informe desvela también que el número de trabajadores que está empleado en este sector en la Comunidad se ha incrementado hasta los 39.860 (el 9,5 por ciento del total nacional), que forman parte de 3.060 empresas (trece menos que el año anterior), lo que supone un aumento de personal de 1.466 personas con respecto aun año.

La mayoría de empresas del sector cuenta con menos de diez trabajadores, una circunstancia que se da en 2.503 (el 10,4 por ciento nacional); en otras 464 el tamaño de la empresa alimentaria contaba con entre diez y 49 empleados; un total de 77 (el nueve por ciento del país) tenían entre 50 y 199 trabajadores en plantilla; y las minoritarias eran las más grandes con entre 200 y 499 trabajadores, que en Castilla y León era solo una (un 1,4 por ciento nacional) o las que superan el medio millar de empleados, que pasan de seis a quince en la Comunidad, lo supone el 6,6 por ciento del total de España.

Por otro lado, a 1 de enero de 2020, la inversión en activos materiales de la industria alimentaria de Castilla y León alcanzaba los 537 millones de euros, también por detrás de Cataluña (952 millones) y Andalucía (509 millones de euros). También en este caso se registra un ligero aumento respecto a un año antes, cuando la inversión en activos materiales fue de 537 millones en la Comunidad.

«Seña de identidad»

La directora general de Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis), Cristina Ramírez, valoró a la Agencia Ical el crecimiento del sector, que tiene afianzada su tercera posición en cifra de negocios a nivel nacional. «Se pone de manifiesto, una vez más, que la agroalimentación es una seña de identidad en la Comunidad. Somos un sector fuerte en la región pero también en España», precisó. Además, destacó que se trata de un sector «muy comprometido» con el empleo, sobre todo en la Comunidad, al estar muy arraigado a las zonas rurales.