scorecardresearch

El yacimiento de las Cabañas de los Moros atrae la atención

A.C. / Arroyo de Valdivielso
-

Las dos visitas guiadas que se realizarán este sábado están completas por el interés suscitado por el poblado de la Alta Edad Media

Cuchillo visigodo o de tradición visigótica hallado en el yacimiento de Arroyo. - Foto: DB

A las numerosas cerámicas altomedievales, de entre el siglo VIII y X, halladas durante la excavación arqueológica del yacimiento de las Cabañas de los Moros se unió en los últimos días de trabajo la aparición de un cuchillo «visigodo o de tradición visigótica» de unos 10 centímetros, lo que vino a confirmar aún más la afirmación de que los antiguos pobladores de ese enclave vivieron allí hacia el siglo VIII, en la Alta Edad Media.

Ayer, el codirector de la excavación, Enrique Dies, junto con el arqueólogo Antonio León, se mostraba muy contento de los resultados de una campaña que ha suscitado mucho interés. La prueba es que las dos visitas guiadas que se realizarán mañana por la mañana con dos grupos de veinte personas cada uno ya estaban ayer al completo y ayudarán a divulgar lo que sucedió en el mágico lugar de las Cabañas de los Moros hace más de mil años.

Los visitantes podrán comprender como las huellas que quedan en la roca en forma de recortes y agujeros son la evidencia de que las casas apoyaron la techumbre contra la roca y las quince oquedades visibles eran los silos o despensas de los fondos de las cabañas. Un muro de contención, del que se ha conservado una pequeña parte gracias a la construcción siglos después de la ermita de San Esteban, servía para contener la tierra ganada a la roca y sobre la que se apoyaban las pequeñas cabañas.

La excavación de unos 40 metros cuadrados ha bajado hasta el nivel del suelo original de las cabañas, a base de tierra compactada, pero los estudios y análisis habrán de ser como «una autopsia», dado que la construcción de la propia ermita causó daños primero y las intervenciones sin control en los 70, después. Ahora se protegerá el yacimiento y se consolidará el muro de contención que sostiene el terreno, además de poner un vallado para proteger a los visitantes. Podría haber una tercera campaña de excavación el próximo verano, pero dependerá de las ayudas que el Ayuntamiento pueda obtener.