scorecardresearch

El número de atropellos a ciclistas se duplica en dos años

I. Elices / Burgos
-

En los primeros 7 meses de 2012 se han producido 38 accidentes con bicis implicadas, por los 18 del año 2010

Un total de 32 accidentes terminaron con heridos leves. - Foto: DB/Alberto Rodrigo

Las bicicletas están ganando terreno en la ciudad a marchas aceleradas, tanto a coches como a peatones. Contar con una red de carril bici que es la envidia de otras ciudades contribuye a extender su uso entre la ciudadanía, pero también la existencia de asociaciones que impulsan su utilización o de iniciativas municipales como Bicibur. El caso es que el censo de ciclistas habituales ha pasado en tres años de un millar a más de 2.000, según el punto de control de paso de Plaza Vega.

Al incremento espectacular de aficionados a las dos ruedas va íntimamente vinculado un aumento del número de accidentes en los que se ven implicadas bicicletas. En los primeros siete meses de este año, según los datos de la Policía Local, se han producido en la ciudad 38 siniestros en los que se vieron implicados ciclistas, siete al mes de media. Pues bien, hace solo dos años, esa cifra era muy inferior. En el mismo periodo, hubo que lamentar 18, menos de la mitad, según un estudio que llevó a cabo la asociación Burgos con Bici en colaboración con la Policía Local. En todo el año 2009, por ejemplo, se registraron 30 percances, ocho menos que en los siete primeros meses del presente ejercicio.

De los 38 accidentes con ciclistas, 32 fueron de carácter leve; tres fueron graves; dos, muy graves, y hubo que lamentar una muerte. La de Carolina Beatriz Andy, una mujer de 38 años de edad que fue arrollada por un conductor sin carné -con antecedentes por el mismo delito- el domingo 12 de agosto, en la calle San Francisco, al lado de su casa.

Puede que la cifra de 38 accidentes no diga mucho, así, en frío, sobre todo si se compara con la cifra global de siniestros del primer semestre, que alcanzó los 1.080. Ahora bien, puestos en relación con el número peatones arrollados, 54 en el mismo periodo, es evidente que el número de atropellos a viandantes y ciclistas está cada vez más cercano.

seguridad. Estos datos ponen de manifiesto dos certezas. La primera, que el número de ciclistas ha crecido de forma exponencial en muy poco tiempo, «a un ritmo muy superior que al de otras ciudades del entorno», según Pedro Mediavilla, portavoz de Burgos con Bici. Y la segunda, que ante lógico aumento de la siniestralidad entre los ciclistas han de extremarse las medidas de seguridad para protegerles. Han de hacerlo ellos mismos, pero también los conductores y la Administración, en este caso, el Ayuntamiento de la ciudad. En los últimos años, el Consistorio burgalés ha llevado a cabo iniciativas orientadas a preservar la integridad del viandante. La colocación de radares, la iluminación de pasos de cebra, la elevación de los mismos, han contribuido a reducir el número de atropellos. ¿Es hora de pensar en los ciclistas? Los colectivos que defienden sus intereses, lógicamente, opinan que sí.

Pedro Mediavilla es consciente de que el aumento de accidentes  no obedece a una creciente pérdida de respeto de los conductores a los que circulan en bicicleta. «Pero en un momento en que las bicis son cada vez más numerosas, el conductor ha de estar más atento, el ciclista ha de conducir mejor y la Administración ha de tomar medidas para garantizar su seguridad», resume.

respeto del fuerte al débil. Y es que la seguridad «no es unilateral». En su relación con los ciclistas «los conductores de vehículos han de saber que rige el principio de respeto del fuerte frente al débil». De ahí que Burgos con Bici dé algunos consejos muy valiosos a los que van al volante de un coche para evitar roces con los ciclistas.

Han de reducir la velocidad cuando se acercan a uno de ellos o los adelantan. Deben respetar la distancia de seguridad, no solo cuando se colocan detrás de la bici sino al sobrepasarlos. Y, por último, y no por ello menos importante, debe vigilar bien sus espejos retrovisores, pues es muy fácil que un ciclista se cuele en un ángulo muerto.

 

Burgos con Bici pide plataformas de espera antes de los semáforos

La asociación considera que es una medida útil para evitar los accidentes que se registran cuando el disco cambia de rojo a verde

Está claro que tanto los conductores como los ciclistas han de extremar las precauciones para minimizar los riesgos y la siniestralidad entre los aficionados a las dos ruedas. Pero la Administración, en este caso el Ayuntamiento, también ha de adoptar todas las medidas posibles para garantizar la seguridad, máxime en una ciudad donde el parque de bicicletas ha crecido de forma espectacular -en parte debido a la promoción que ha hecho el propio Consistorio de este medio de transporte-.

La asociación Burgos con Bici considera necesaria la habilitación de plataformas de espera para los ciclistas en los semáforos. Se trata de una zona reservada exclusivamente para bicicletas, justo delante de todos los coches que esperan a que el disco se ponga verde. Pedro Mediavilla, portavoz de este colectivo, explica que esta medida está orientada a evitar accidentes en las salidas. Al ser más visibles a los conductores no hay roces.

Asimismo, los ciclistas consideran necesario que al menos todas las calles de dirección única tengan como límite máximo de velocidad los 30 kilómetros por hora y una señalización que indique de forma clara tal restricción. Asimismo, reclaman la erradicación de la doble fila en los barrios donde más se abusa de esta forma ilegal de estacionamiento, como es el caso de Gamonal, tal como señaló ayer Pedro Mediavilla, secretario de Burgos con Bici.

Aunque la red de carril bici que  se extiende por la capital «es bastante amplia», echan de menos que esta infraestructura no esté presente en vías como la calle Vitoria o avenida del Cid o el paseo de Reyes Católicos, que conectan de forma directa barrios alejados de la ciudad y son las vías más transitadas de la ciudad.

Una medida de seguridad fundamental es la eliminación de los puntos negros. Los pasos de bicicletas situados en calles a las que se incorporan vehículos haciendo un giro a la derecha son peligrosos de por sí. Burgos con Bici recomienda a los ciclistas reducir la velocidad cuando llegan a estos puntos, pero también aboga por suprimirlos o colocar semáforos. En este sentido también recomienda eliminar la fase en ámbar para este tipo de giros. Un joven de 14 años murió atropellado este año al cruzar por un paso de cebra en avenida de Cantabria con su patinete  cuando el disco para los coches estaba en ámbar.