scorecardresearch

Macron ya busca sucesor

M.R.Y (SPC)
-

Los liberales abren la batalla por ver quién tomará las riendas de la formación cuando el presidente se vea obligado a abandonar tras dos mandatos consecutivos

Macron ya busca sucesor - Foto: GONZALO FUENTES

La Presidencia en Francia está limitada a dos mandatos consecutivos, aunque en los últimos 15 años ningún inquilino del Elíseo había repetido triunfo en las urnas. Hasta Emmanuel Macron, quien llegó como un torbellino en las elecciones de 2017 y volvió a barrer -esta vez con menos contundencia- un lustro después. Por primera vez, la nación gala tiene un presidente con fecha de caducidad. Y es que hasta la reforma constitucional de 2008 no existía una limitación de mandatos. En aquel año, y bajo el impulso de Nicolas Sarkozy, se introdujo un máximo de dos legislaturas consecutivas para favorecer la alternancia. Y, desde entonces, solo Macron ha conseguido ganar dos veces seguidas unas elecciones. Por eso, y aunque prácticamente acaba de ser reelegido, la imposibilidad de que pueda optar nuevamente a la Jefatura del Estado se ha abierto ya una batalla por ver quién será su sustituto.

Ante esta inédita situación, ya se empiezan a registrar movimientos en el bloque gubernamental. El primero de ellos, un lavado de cara: La República En Marcha, el movimiento liberal creado por el mandatario en 2016 bajo el nombre En Marcha, pasará a convertirse en un partido político de cara a las elecciones legislativas del próximo mes. Y, para ello, será rebautizado como Renacimiento, un giro con el que «se reinventa para seguir existiendo», según un portavoz.

Seguir existiendo es, precisamente, la meta que deberá plantearse esta formación de cara a un futuro no muy lejano.

De momento, el principal reto sigue teniendo a Macron como timonel: unas legislativas para las que Renacimiento concurrirá ya como partido, en alianza con el centrista MoDem y Horizontes, creado por el ex primer ministro Édouard Philippe. Según los sondeos, ese primer objetivo se podría conseguir sin problemas, ya que los sondeos podrían hacerse con entre 338 y 378 escaños, por encima de los 289 necesarios para tener la mayoría absoluta.

Es, precisamente, Philippe el favorito para tomar las riendas del macronismo una vez que su fundador tenga que abandonar el Elíseo. Este político conservador fue el primer premier del presidente y también el único que le ha conseguido hacer sombra. Tras su salida, todos han mantenido un perfil bajo. La última jefa del Ejecutivo nombrada, Élisabeth Borne, ha sido una política discreta y se espera de ella que mantenga esa mesura. Además, su perfil socialdemócrata ha servido para contentar al ala más progresista del bloque liberal, pero no tiene una línea marcada como para relevar a un mandatario cuyo legado será complicado.

Y es que el marcado personalismo de En Marcha, La República En Marcha y Renacimiento pondrá complicado un proceso de sucesión para el que el propio Macron no piensa renunciar a papel de líder absoluto. Es más, de él depende el futuro de Renacimiento y de la tendencia centrista en Francia. De sus futuros pasos, de sus políticas y de sus alianzas, determinantes para el devenir de un país completamente fragmentado que tiene la «obligación» de volver a unir, según manifestó en su discurso de la victoria. 

Con una derecha cada vez más radical al alza y con la izquierda unida por primera vez, pero también escorada hacia el extremismo, estos cinco años serán determinantes para que los liberales traten de evitar un desgaste que ya se ha hecho patente tras esta primera legislatura. Ahora, con este segundo mandato, se tratará de recuperar la ilusión con la que Macron llegó en 2017 a Francia, pero también a una Europa que comienza a prepararse para verse huérfana otra vez.

ARCHIVADO EN: Emmanuel Macron, Francia