scorecardresearch

Altamira de hierro y barro

I.L.H.
-

Un bisonte de tamaño natural, caballos de mar y peces de todo tipo conforman el universo con el que Cristino Díez da vida a su 'Fauna cantábrica' en Suances. Pintura y escultura con guiño al arte rupestre

Altamira de hierro y barro

Los artistas prehistóricos que habitaron la cornisa cantábrica solían pintar en las cuevas la fauna que conocían: caballos, uros, bisontes, ciervos, cabras e incluso peces. Y elaboraban sus pigmentos a partir de óxidos minerales, como el del hierro para el color rojo. Cristino Díez sigue la estela de los creadores rupestres dando vida a aquellas pinturas de cuevas tan populares como Altamira, El Pendo o El Castillo utilizando también el hierro, los pigmentos propios y el barro. 

Lo hace junto al mar y cerca de un faro, en la galería El Torco de la localidad cántabra de Suances. Pasada la playa de la Concha, junto al acantilado, hay un edificio que se usó como defensa rodeado de una zona ajardinada. En ese espacio de historia y paisaje el artista Cristino Díez reproduce en dos y tres dimensiones su particular Fauna cantábrica, en la que incluye bisontes, peces y caballos de mar.

Elaborados en su cueva burgalesa con forma de  nave, las piezas van camino de Suances donde la semana que viene las colocará en el exterior e interior de El Torco para que puedan contemplarse desde el 25 de mayo al 12 de junio. La obra más espectacular es sin duda el imponente bisonte de tamaño natural hecho con retales de la metalurgia que el artista ha creado esta misma primavera. «Es una obra de tres metros de largo, por más de dos de alto y 90 centímetros de ancho, del tipo del rinoceronte del MEH, en el que he estado trabajando durante el último mes. Ya solo esa obra daría consistencia a la exposición», sostiene.

Junto a esa voluminosa escultura presenta también una araña gigante y varios seres llegados de las profundidades marinas, criaturas abisales de dentadura afilada y grandes proporciones. Expone además cuatro vasijas de cerámica marcadas a fuego por las especies marinas y una serie de platos cuadrados hechos con barro como el de las cuevas. Completa la muestra con una decena de pinturas trabajadas con pigmentos, tierra, acrílicos, tintas, cera... en los tonos oscuros que exige el mundo abisal que representa.

Y como guiño a una serie en la que trabaja, lleva a la calle De Acacio Gutiérrez -en Suances- una pequeña embarcación tipo gabarra como las que veía que transportaban la escoria a los Altos Hornos de Bilbao cuando vivía en Uribarri de niño. Su barco remolcador, realizado con material de deshecho, es un apunte de una serie de 25 que completará en los próximos meses.

Fauna cantábrica, en la galería municipal El Torco (Suances), se podrá visitar desde el día 25 de lunes a viernes de 17 a 21:30 horas y los sábados y domingos de 12 a 14 y de 17 a 20:30 horas.