scorecardresearch

Un lugar para soñar

Adrian R. Huber (EFE)
-

Hamilton quiere agrandar su leyenda en un circuito en el que es casi imposible adelantar

Un lugar para soñar - Foto: SEBASTIEN NOGIER

Lewis Hamilton (Mercedes) llega líder, con 14 puntos -94 a 80- sobre Max Verstappen (Red Bull), al Gran Premio de Mónaco, que arranca hoy con la 'atípica' primera jornada de entrenamientos libres, en el mítico circuito urbano de Montecarlo.

A diferencia de lo habitual, los ensayos no arrancan un viernes; que en la prueba con más 'glamour' del año es jornada de descanso, en víspera de la calificación del sábado. Determinante para la carrera dominical, en las estrechas y sinuosas calles del principado de la Costa Azul. Donde es prácticamente imposible adelantar.

El inglés, de 36 años, que tras igualar el año pasado la plusmarca de siete títulos de Michael Schumacher fue nombrado 'sir' por la Reina Isabel de Inglaterra, viene de ganar su tercera carrera del año, en España, donde superó a Verstappen. 

Charles Leclerc -compañero de Carlos Sainz-, que fue cuarto en España, gozará, tras haberlo hecho con un Ferrari en 2019, de la segunda oportunidad para que un monegasco gane por primera vez el Gran Premio de su país.

Ferrari no pasa por su mejor momento, pero es la escudería más laureada de la Historia. Sin ella, no se entiende la Fórmula Uno. Y al Principado trae una mejoras que permiten, al menos, soñar. Mejoras de las que se podrá aprovechar Sainz, que aspira, como poco, a superar la quinta plaza de Imola, su mejor posición desde que viste de rojo.

 

Sainz, ambicioso

«Creo que el podio puede caer en cualquier carrera movida, incluido Mónaco. Mi mentalidad es ir a las carreras pensando que las puedo ganar», comentó el piloto madrileño.

Los que no se cansan de estar en lo más alto son los Mercedes. Así, si Hamilton apunta a una inédita octava corona, las 'flechas plateadas' buscan enlazar su octavo Mundial de constructores, que lideran ahora con 141 puntos, 29 más que Red Bull. El equipo de la bebida energética, guiado por Verstappen y con un lugarteniente de la solvencia de 'Checo' Pérez, intentará evitar ambos hitos. Y para eso deberá empezar a remontar en las calles de Mónaco y en las de Baku, sede del siguiente Gran Premio, el de Azerbaiyán, el próximo 6 de junio.

Mientras, el doble campeón mundial Fernando Alonso, que firmó dos de sus 32 victorias en la Fórmula Uno -las 32 que cuenta España a lo largo de toda su Historia- en Montecarlo, intentará volver a puntuar en la pista más corta del exigente calendario, con 19 curvas en 3.337 metros, a la que el próximo domingo está previsto dar 78 vueltas, para completar un recorrido de 260 kilómetros. Y en la que, en seco, se rodará con los neumáticos de compuestos más blandos: los C3 (duro, reconocible por la raya blanca), C4 (medio, raya amarilla) y C5 (blanda, roja).

En Mónaco nadie iguala los triunfos (seis) de Ayrton Senna, de cuyo trágico deceso en el Gran Premio de San Marino, en Imola, se cumplieron 27 años el pasado 1 de mayo. Y de entre los pilotos en activo, tan solo Hamilton (que en la última edición, en 2019, firmó su tercer entorchado) supera las dos victorias del piloto ovetense, que opina que «no hay carrera como la de Mónaco».

El genio astur -que, tras dos años ausente, acaba de regresar y es duodécimo, con cinco puntos- ganó en 2006, con Renault, la campaña que revalidó título; y en 2007, con McLaren, el año en el que compartió equipo con el entonces debutante Lewis: una temporada que acabó como el rosario de la aurora para desgracia del español. Pero esa es otra historia. Una más del 'Gran Circo'.