scorecardresearch

Piden 34 años de prisión al asesino de Monika Asenova

F.L.D.
-

La Fiscalía ve alevosía en el crimen cometido en Salas de los Infantes en julio de 2019 y le acusa además de un delito continuado de maltrato y también de los daños causados por un incendio provocado días antes de matar a la joven

Biser K. lleva en prisión provisional desde el 10 de julio de 2019. - Foto: Luis López Araico

Han pasado casi tres años desde que Biser K. acabó con la vida de su mujer, Monika Asenova, tras asestarle varias cuchilladas en su domicilio de la plaza Jesús Aparicio de Salas de los Infantes. Un crimen que truncó la vida de una mujer de tan solo 28 años a la que su agresor había sometido durante su relación a un maltrato psicológico y físico. De hecho, días antes avisó de sus intenciones al incendiar la vivienda que compartían. El peritaje de los daños causados y la pandemia dilataron la instrucción de este terrible suceso, pero un jurado popular le juzgará en los próximos meses en la Audiencia Provincial. La Fiscalía pide para el autor 34 años de prisión por varios delitos. 

Según el relato del Ministerio Público, los episodios de violencia de género eran constantes. Durante toda su convivencia, Biser K. mantuvo una conducta de dominación y control permanente sobre su mujer motivada por los celos hacia terceras personas. Limitaba sus salidas con amigas, la esperaba a la salida de su trabajo y hasta le quitaba el móvil. En este contexto de violencia, era frecuente que el acusado golpease a Monika en la cara, causándole numerosos moratones en la cara. 

Era tal la gravedad de las lesiones, que incluso la víctima llegó a pedir a su marido que la pellizcara en los brazos y no le golpease en el rostro para poder ir a trabajar, según manifestó en más de una ocasión a sus compañeras del supermercado en el que tenía un empleo. También la sometía a un constante maltrato psicológico. El procesado la amenazaba con matarla exhibiéndole cuchillos, le arrojaba encima alcohol y otros líquidos en presencia de las dos hijas menores de ambos, quienes en más de una ocasión trataron de evitar las agresiones. 

Fueron varios los episodios de extrema violencia antes del brutal asesinato (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de hoy viernes o aquí)