scorecardresearch

Peñaranda de Duero busca maestro para dar clases en casa

L.N.
-

El Ayuntamiento ribereño se adhiere finalmente al programa piloto Canguros para poder mantener el servicio a los niños, aunque sea con otro formato

La escuela infantil El garabato, situada en la localidad ribereña de Peñaranda de Duero, funcionó desde 2007 hasta este año.

Giro de 180 grados. Si el Ayuntamiento de Peñaranda de Duero se vio obligado a finales de septiembre a cerrar su escuela infantil por falta de niños de cero a tres años, ahora vislumbra cierta luz al final del túnel. Entre medias optaron al nuevo programa Canguros, orientado a las localidades más pequeñas en las que no resulta factible mantener una guardería. Tampoco hubo suerte. Sin embargo, hace apenas unos días desde la Diputación de Burgos comunicaron al Consistorio del municipio ribereño un cambio de planes que se traduce en su adhesión a este proyecto. 

Así las cosas, el Ayuntamiento peñarandino ha lanzado una oferta de empleo para contratar a un maestro de forma urgente y poder prestar este servicio a las familias de la localidad y alrededores. Su concejal de Educación, Iván de la Vega, respira aliviado después de "una decisión tan dura como fue el cierre de la escuela infantil". No obstante, advierte que tampoco será fácil cumplir con los requisitos establecidos en este plan piloto. 

Entre esas condiciones figura que el candidato debe residir en Peñaranda, siendo su propia casa el lugar donde atenderá a los niños, un máximo de cuatro, como establecen Diputación y Junta. Los requisitos del domicilio se fijarán en común con las administraciones. 

Por otra parte, el interesado en ocupar esta plaza deberá poseer un grado con la especialización en Educación Infantil o Primaria, el título de técnico superior en Educación Infantil o equivalente, un grado en Pedagogía, Psicología o Educación Social, o formación acreditada en áreas relacionadas con la atención a la infancia y cuidadores infantiles o experiencia profesional acreditada en este ámbito. Dos requisitos, titulación y el hecho de disponer de una vivienda en Peñaranda, que ven "complicado" conseguir, pero que pelearán. 

De la Vega, también teniente de alcalde, admite que están acostumbrados a trabajar "a contrarreloj" y que harán todo cuanto esté en su mano para cubrir este puesto, aunque "no sea la mejor época". A su juicio, lo ideal habría sido iniciar este proceso en verano, coincidiendo con el periodo de matriculación que realizan las familias de la zona. 

Sea como fuere, tienen claro que en primer lugar hablarán con la maestra que se había ocupado hasta ahora de la escuela infantil. Aunque no vive en la localidad ribereña, desde el Consistorio indican que quizá una opción pasaría por que arriende una vivienda y así poder optar a la plaza, si bien la oferta habitacional en Peñaranda de Duero resulta "muy limitada ya que muchas casas están cerradas, pero no en alquiler". 

"Cuanto antes". Los interesados tienen hasta el día 15 para presentar su curriculum vitae en las oficinas municipales. Después, la idea es empezar "cuanto antes, si lo logramos el 1 de diciembre mejor que el 10", subraya De la Vega. 

Una vez se cubra el puesto de maestro-técnico de educación, toca abordar el número de alumnos. En principio, si todo marcha según lo previsto, el programa Canguros contará con al menos dos matriculados, los mismos que se habían inscrito para la escuela infantil. Cabe recordar que El garabato, que echó a andar en el año 2007, tenía dos estudiantes de cero a tres años para el presente curso, pero necesitaba otros tres para alcanzar el mínimo exigido por la Junta. "Lo importante es mantener el servicio con un programa pionero, que este curso será de prueba y los siguientes ya veremos. En los pueblos vamos día a día", zanja De la Vega.