scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Cumbre en Rabat: Ni tanto ni tan poco

09/04/2022

El encuentro del presidente de gobierno con el rey de Marruecos ha sido importante, pero no como para echar las campanas al vuelo y utilizar frases exageradamente triunfalistas.

Es todo un gesto de Mohamed VI invitar a Pedro Sánchez al iftar, el momento más importante del día durante el Ramadán, la cena con la que se rompe el ayuno que se mantiene desde el amanecer y que se suele compartir con familiares y amigos. Mohamed VI sentó en su mesa, a su derecha, a Pedro Sánchez, lo que es importante en sí. Pero el resultado político de la visita no es como para que se califique de "histórico".

Si el presidente español ha sido finalmente recibido por Mohamed VI es porque ha pasado por el aro. Por el aro que tanto Mohamed VI como su padre Hassan II intentaron que pasaran todos los presidentes españoles: asumir su posición sobre el Sahara. Lo que hizo Pedro Sánchez días atrás. Sin llevarlo previamente al Congreso de los Diputados, porque sabía que probablemente no tendría el respaldo a su propuesta, como se vio este jueves. Solo el Psoe votó en contra de la iniciativa presentada por Podemos, ERC y Bildu a favor del pueblo saharaui, que queda huérfano del apoyo tradicional español. El PP se sumó, porque el cambio de posición de Pedro Sánchez era contraria a la mantenida por el PP, y por el PSOE, durante los últimos cincuenta años.

En el comunicado conjunto hay carencias clamorosas. No menciona la integridad territorial de España, como se esperaba en Ceuta y Melilla y en toda España. Dicen en Exteriores que la integridad la reconoce Marruecos implícitamente cuando acuerda reabrir las fronteras, con una más en Ceuta de nueva creación. Cualquiera que conozca algo de la política marroquí sabe el rey, Mohamed ahora, y Hassan II con anterioridad, no dan puntada sin hilo. Si no se menciona la integridad territorial española en el comunicado conjunto es porque no interesa, en clave interna, esa mención. Preocupante, por mucho que Sánchez y Albares pretendan hacer creer lo contrario.

Sí es importante la reapertura del tráfico aéreo y sobre todo marítimo. Se reanuda así el tránsito, que es masivo, entre las ciudades españolas a un lado y otro del Estrecho, que supone además cuantiosos ingresos. Centenares de miles de inmigrantes de toda Europa utilizan los ferries para trasladarse a Marruecos, y hacen gasto en las ciudades de la costa de Málaga y Cádiz.

Importante también que se mantenga la colaboración marroquí para controlar el tráfico ilegal de inmigrantes, y más importante todavía, la colaboración en la lucha contra el terrorismo.

La reunión, por tanto, no ha ido mal. Pero el coste para que no fuera mal ha sido alto, "tragar" con lo que quiere Marruecos desde hace décadas. Así y todo, España no ha logrado acuerdos que sean como para dar gritos de entusiasmo.