scorecardresearch
María Jesús Jabato

Señales de vida

María Jesús Jabato


Viejos

05/11/2021

Llevan más de veinte años avisando de que llegará a España el lobo triste de la vejez, que nos vamos a convertir en un país de viejos, y nosotros sin querer enterarnos, pero ahora dicen que ya, que ha llegado, y en Burgos, sin ir más lejos, ya hay más viejos que niños, y somos la décima provincia más envejecida de España. Para otras cosas estamos siempre a la cola, que también es una forma de ser viejunos, como en el asunto del tren directo y las comunicaciones, pero en esto de envejecer no hay quien nos gane, que parece que nos sientan bien el frío, las sopas de ajo y las píldoras que nos receta el Sacyl y no hay forma de acabar con nosotros. El problema, claro, no es solo el gasto en cachavas y asistencia sociosanitaria, sino las pensiones, porque si no hay jóvenes que hagan mover los engranajes de la economía, no hay quien aguante la intemperie de la vejez bajo un cielo huérfano de la luminosa estrella de la paga mensual. Total, que, según dicen, el horizonte para el año 2030 es sombrío y otoñal; tendremos que ver si hay alguna solución al problema en la Agenda 2030, que es el catecismo de los politicastros actuales, tan papanatas que se pinchan el pin del logo en la solapa como si de un amuleto salvífico se tratara. Hemos pasado de jubilarnos con pasmosa e imprudente precocidad a tener que lidiar con la yunta de bueyes hasta que las fuerzas nos abandonen o jubilen a los bueyes, que se van a retirar antes que nosotros porque ya hay voces que claman contra el uso de animales en trabajos duros. Así está el patio. A los que vamos a tener que jubilar forzosamente es a los ediles del equipo de gobierno, aunque el alcalde De la Rosa ya ha dicho que va a presentar a la asamblea socialista de enero un nuevo equipo para el próximo mandato municipal; cuánta prisa para algunas cosas y cuánto pasmo para otras. Asegura el hombre en su gira por los barrios que está cumpliendo el programa electoral, aunque no ha previsto un céntimo del presupuesto municipal para Gamonal, que, a este paso, de proyecto estrella pasará a ser proyecto estrellado. En fin, que se prevén prietas las filas de los jubilados que se arraciman en los muros que calienta el sol destemplado de este otoño en el que nos han dicho que ha venido el lobo triste de la vejez y campa entre nosotros.
 mariajesusjabato@mariajesusjabato.com