scorecardresearch

Derribarán un viaducto y construirán 2 para ejecutar la A-11

L.N.
-

La infraestructura, que se encuentra actualmente en la N-122, en el semienlace Oeste que conecta con la localidad soriana, no es compatible con el trazado, por lo que debe demolerse y ejecutarse de nuevo

Derribarán un viaducto y construirán 2 para ejecutar la A-11 - Foto: Valdivielso

En 1997 se licitó el primer tramo de obras de transformación de la carretera Nacional 122 en la Autovía del Duero (A-11). Hoy, 25 años después, falta más de la mitad de su trazado por construir. Uno de esos tramos a los que siguen sin llegar las máquinas es el que comunica la localidad soriana de Langa de Duero con Aranda de Duero. En teoría, tal como anunció en noviembre la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, este año se licitarán las obras de construcción de la Variante de Langa-Variante de Aranda por 167 millones de euros. 

Se trata de un proyecto, paralizado desde 2016, que implicará, entre otras cuestiones, la demolición de un viaducto en la N-122 y la construcción de otros dos, de acuerdo con el trazado diseñado por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma). La infraestructura a derribar se halla en el punto kilométrico 13+700, en el semienlace Oeste que conecta la citada N-122 con el núcleo urbano de Langa de Duero. La estructura salva en la actualidad el ramal de conexión con sentido Aranda, un camino de acceso a una bodega y el antiguo trazado del ferrocarril Valladolid-Ariza. 

No obstante, en su configuración actual, "su estructura no es compatible con el trazado del tronco", de acuerdo con lo expresado en el proyecto del Mitma, en el que se argumenta que "adopta unos parámetros incompatibles en planta y alzado para una velocidad de 120 km/h, debiendo demolerse y ejecutarse de nuevo". 

Dado que no se puede aprovechar este viaducto de la N-122, en su lugar se proyecta otro con dos estructuras independientes, una por calzada. Con este sistema se pretende dar solución al paso de la nueva infraestructura por encima del arroyo existente en la zona y la vía del antiguo ferrocarril, actualmente abandonada pero que se quiere mantener para futuros usos. Así las cosas, y una vez tenidos en cuenta todos los condicionantes, está previsto que el viaducto izquierdo y derecho tengan longitudes distintas: el primero contará con 146 metros frente a los 220 metros del segundo. 

El río como condicionante. A estos elementos se suma un segundo viaducto sobre el río Duero, que "representa la estructura más relevante del proyecto". Se ubicará en el punto kilométrico 21+580. En realidad, como se define en el documento, se traduce en dos viaductos, ya que se opta por estructuras independientes para cada calzada. 

El principal condicionante en este caso es el propio río. Con el fin de respetar en lo posible la vegetación de ribera, "el resultado son dos estructuras gemelas" de 247,9 metros de longitud repartida en tres vanos de luces. Así, el punto de inicio del viaducto de la calzada derecha se sitúa aproximadamente en el punto kilométrico 21+460, fuera del límite del bosque de ribera. La primera pila se ubica sobre una senda que discurre por dicho bosque "con el fin de afectar lo menos posible a su vegetación". A partir de ahí se produce el salto principal sobre el cauce del Duero, de forma que la segunda pila se coloca fuera de la vegetación, respetando un camino que discurre por la zona. 

Mientras, el punto final del viaducto se establece en el punto 21+708, condicionado por motivos estéticos y económicos.