scorecardresearch

«La humedad nos come. Nos han abandonado»

I.E.
-

Mayka López es inquilina de un piso de un fondo de inversión, en el que hay goteras desde marzo y no se han reparado. Se ha tenido que ir de casa, donde aún vive su hijo. Además, este mes le han comunicado que no le renuevan el contrato de alquiler

«La humedad nos come. Nos han abandonado» - Foto: Patricia González

Nada más franquear la puerta  del piso de Mayka López, en el número 35 de la calle Calera, el olor a humedad hace que el ambiente sea casi irrespirable. Es lógico, cada vez que llueve la casa se convierte «en un auténtico aquapark», en palabras de su hijo, quien añade que no tienen «cubos suficientes» para contener «tanta agua». Solo hay que echar un vistazo al techo y las paredes del dormitorio principal para darse cuenta de que no exagera. La pintura ha desaparecido totalmente, el parqué está destrozado porque las toallas que han colocado en el suelo no han logrado  detener el proceso pudrición de la madera y la ropa y los libros de su marido -ya fallecido- que se guardan en ese cuarto han quedado inservibles.

Un desastre, con mayúsculas. Y a todo ello se unen «los apagones» que sufren por los cortocircuitos que el agua provoca al contacto con los cables que transportan la electricidad, que «a punto han estado de causar algún incendio».

(Más información en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)

ARCHIVADO EN: Inversiones, Burgos, Libros