El albergue juvenil cierra

J.M.
-

La concesionaria del hostel de la calle Miranda renuncia a la prórroga del contrato, aunque el Ejecutivo local ya había decidido que no continuara al no demostrar que ha cumplido en las mejoras prometidas

Las instalaciones ya no están abiertas al público, aunque la pandemia ya había provocado que tuviera que bajar la persiana. - Foto: Luis López Araico

La empresa que ha gestionado desde su apertura el albergue juvenil del Ayuntamiento, Gesturactiv, ha entregado ya las llaves de las instalaciones de la calle Miranda a la Concejalía de Juventud. Una dotación que abrió al público hace ahora 4 años y que el Consistorio requirió el pasado mes de junio que se quedara vacía al no haber justificado la adjudicataria que ha invertido los 64.000 euros en mejoras que le exigía el contrato. 

La firma del contrato entre las partes se concretó en febrero de 2015 aunque no fue hasta septiembre del año siguiente cuando el albergue abrió sus puertas. Este ejercicio se tenía que haber formalizado una posible prórroga pero ninguna de las dos partes estaba por la labor. Si la empresa tenía alguna intención de continuar seguramente se le quitaron al aparecer la pandemia (cabe recordar que muchas de las habitaciones quedarían inutilizables al contar con demasiadas camas para un contexto como el actual) y el Ayuntamiento se veía obligado a concluir el periplo por incumplimiento del contrato.

En los últimos meses han sido varias las ocasiones en las que se ha requerido a Gesturactiv para que justificara la ejecución de mejoras, pero en la Concejalía de Juventud, según aseguran, no han recibido las facturas que reclamaban.

El edil responsable de esta área, Josué Temiño, detalla que los técnicos municipales van a valorar aquellas mejoras que sí se han realizado para reclamar a la empresa que abone el dinero equivalente a las inversiones no realizadas y comprometidas.

Los técnicos de Juventud trabajan ya en la elaboración del pliego para volver a licitar la gestión de las instalaciones y se quiere exponer la situación en comisión para que el resto de los grupos políticos realicen sus aportaciones.

Temiño relata también que la idea del equipo de Gobierno, en tanto que se licita la explotación del albergue y se resuelve el concurso, es que la dotación esté a disposición de la Gerencia de Servicios Sociales para que este espacio pueda ser utilizado en caso de necesidad por la crisis sanitaria del coronavirus.

Cabe recordar que días antes de la declaración del estado de alarma, el alcalde, Daniel de la Rosa, firmó un bando en el que anunciaba el cierre de la instalación por motivos sanitarios.

El concurso, en plena crisis del sector hotelero, abre serias dudas sobre el interés que generará este espacio en el sector privado.