Estudian la reforma de la calle Vitoria por consulta popular

J.M.
-

El Ayuntamiento licitará antes de finalizar este año un concurso que obligará al adjudicatario a presentar tres propuestas de actuación

Estudian la reforma de la calle Vitoria por consulta popular - Foto: Alberto Rodrigo

«Consenso». Esa es la palabra más repetida por el concejal de Fomento, Daniel Garabito, cuando habla de la intención del equipo de Gobierno de poder acometer durante este mandato la transformación de la calle Vitoria en lo que los socialistas (que rehusan hablar de un bulevar) han rebautizado como una «avenida comercial». El edil defiende también que es momento de «ser valientes» y de llevar a cabo el compromiso que adquirieron con los votantes en su programa electoral y sin tiempo que perder quieren licitar ya, antes de que finalice este año, un proyecto que servirá para elegir al estudio de arquitectura que en 2020 deberá elaborar 3 propuestas para reconvertir el principal eje residencial de la ciudad, en el tramo comprendido entre la avenida de Derechos Humanos y la calle Santa Bárbara, en un espacio donde se reste protagonismo al vehículo privado y lo gane el peatón.
La palabra consenso es la más repetida en todo momento porque en el PSOE son conscientes de que ya en el pasado ha habido otros gobiernos municipales que han intentado actuar en dos de los principales ejes de Gamonal (la calle Vitoria y la avenida de Derechos Humanos) y las movilizaciones vecinales han abortado cualquier posibilidad. Por ello, Garabito avanza que la intención del nuevo Ejecutivo es hablar con todos los colectivos del barrio, presentarles las tres propuestas e incluso «no descartamos hacer una consulta popular, que no un referéndum», para que los ciudadanos decidan qué es lo que quieren. ¿Quién votaría en ese hipotético caso? ¿Todos los burgaleses o solo los residentes de la zona?. El edil avanza que aún es demasiado pronto para poder responder a la pregunta ya que esa decisión, si bien está sobre la mesa, tampoco está cerrada.
En el concurso que se quiere licitar en los próximos meses y para el que el equipo de Gobierno afirma disponer con los fondos necesarios (estiman que podría suponer un desembolso de entre 50.000 y 60.000 euros) se quiere pedir a los licitadores que detallen los medios humanos y materiales que van a emplear para elaborar las diferentes propuestas. Pero también que desarrollen una memoria en la que demuestren conocer la realidad del barrio y avancen la filosofía de los proyectos que se pueden ejecutar.
Garabito detalla que se quiere «aprovechar» el proyecto que existe del anterior intento para convertir la calle Vitoria en un bulevar ya que «hay mucho trabajo hecho que quedó en manos del Ayuntamiento» y eso permitirá que el próximo equipo redactor «no parta de cero». Entre otras cosas, quien venga se podrá servir «de las mediciones, de la ubicación de las redes, del replanteo... Todo eso estará a disposición de quien lo haga».
Sobre el concepto de lo que se quiere hacer en la calle Vitoria, en el PSOE tienen claro que este eje debe ser un espacio con aceras más anchas, con menos vehículos y en el que se abra la puerta a introducir el carril bici y otros elementos que mejoren la vida de los vecinos del barrio. Pero eso, en cualquier caso, serán aportaciones que realice el estudio que elabore las propuestas y que, según defiende el concejal, estará sujeto a posibles modificaciones para atender ese consenso que tanto preocupa conseguir en las filas socialistas.
¿En qué se diferenciaría este proyecto del que quiso ejecutar el PP hace dos legislaturas? El PSOE se niega a que haya un aparcamiento subterráneo en la calle Vitoria. Porque entienden que los vecinos no son partidarios de ello y porque ya los socialistas planteaban en su programa electoral que el nuevo párking que se construya en Gamonal, con plazas para residentes y en rotación, debería de ubicarse en la calle María Amigo (antes Pedro Alfaro). Pero eso, en cualquier caso, no es ahora la prioridad.
Otro de los aspectos que diferenciaría a este proyecto del anterior es que se quiere que «los elementos de la urbanización sean más convencionales» de los que se plantearon en el pasado. Es decir, que no se busquen componentes de diseño que encarezcan la inversión más de lo necesario. Y lo ejemplifica en que no es necesario tener unas farolas exclusivas y que sean más caras por tenerse que fabricar ex profeso o que precisen incluso de una homologación específica.
en busca de apoyos. La disponibilidad de los entre 50.000 y 60.000 euros para poder empezar a trabajar en el pliego dan al equipo de Gobierno una cierta autonomía en el arranque de la legislatura pero que duda cabe de que el Ejecutivo socialista va a necesitar del respaldo de otras formaciones para seguir avanzando en una iniciativa que, a buen seguro, exigirá de una inversión millonaria.
En la pasada campaña electoral, el PP y Cs pasaron por encima de una gran actuación al limitarse a prometer un plan director de Gamonal. Podemos se centró en El Silo y el Pueblo Antiguo y solo Vox, junto al PSOE, apostó de manera clara por la calle Vitoria.