scorecardresearch

Terrazas seguirá «incomunicada» y sin fibra uno o dos meses

B.A.
-

Movistar cortó la línea de cobre el 1 de diciembre y no termina de conectar la banda ancha, ya instalada, por la falta de autorizaciones para canalizar en unas carreteras. Tampoco hay cobertura móvil

La cobertura móvil no llega al pueblo por mucho que sus vecinos salgan en busca de ella cada día. Tienen que alejarse y subir hacia el monte para encontrarla. - Foto: f2 estudio

Terrazas continuará incomunicada al menos entre uno y dos meses más. Ese es el plazo que se marcan desde Movistar para rematar la conexión de la instalación de fibra, ya realizada en este barrio de Salas de los Infantes, con la centralita que permita a los vecinos darse de alta en este servicio. El proceso se ha demorado en el tiempo por la tardanza en conceder unos permisos por parte de la administración propietaria de unas carreteras por las que aún es necesario realizar algunas canalizaciones y que acaba de desbloquear la situación concediendo las autorizaciones oportunas, según Movistar. Mientras, los habitantes de Terrazas continúan aislados tecnológicamente: el 1 de diciembre la compañía cerró la centralita de cobre, quedando sin línea sus teléfonos fijos; tampoco tienen cobertura móvil de ninguna compañía y la fibra prometida sigue siendo una promesa. 

Todo ello supone un grave problema para las familias que viven en este barrio, a los pies de la presa de Castrovido y con 30 empadronados. El último para Beatriz Mambrillas fue la pérdida de un trabajo porque era imposible localizarla en su móvil, en el fijo y en el teléfono de su marido, porque siempre daban la misma respuesta: el teléfono al que llama está apagado o fuera de cobertura. «Cuando pude devolver la llamada ya habían dado el puesto a la siguiente de la lista», lamenta. 

Como cliente de Movistar, Beatriz recibió de la compañía un burofax donde le avisaban de que se iba a cerrar la centralita de cobre y le invitaban a darse de alta en la de fibra para poder seguir teniendo teléfono en casa e internet, o contratar este servicio a través de la tecnología conocida como radio. «Pero no es posible ninguna de las dos opciones, la de fibra no está rematada, no tiene línea y la de radio no llega la señal», comenta esta mujer, que afirma que no entiende como desde la compañía telefónica no se han asegurado de que un sistema esté operativo antes de cortar el que sí que funciona.

Desde Movistar confían en que esto se solucione lo antes posible. «Para nosotros supone un esfuerzo y una inversión y lamentamos que se demoren los proyectos, pero en este caso no depende de nosotros. Son los permisos, tanto de administraciones como de particulares, los que complican este tipo de trabajos. Estamos poniendo todo nuestro empeño», comentan. Desde la compañía también insisten en que su política es no dejar a nadie sin cobertura, y que ofrecen a sus clientes radio y otros sistemas para que no sufran esa incomunicación telefónica. Beatriz Mambrillas reitera que en Terrazas la tecnología de radio tampoco llega y que están totalmente aislados. 

En la ventana. Y es que el teléfono fijo era la única forma viable de comunicación para los vecinos de Terrazas, acostumbrados a dejar su teléfono móvil cerca de las ventanas en las plantas superiores de sus viviendas, donde saben que hay un mínimo de cobertura y con suerte reciben un mensaje de una llamada perdida del día anterior. Si el cielo está despejado, y siguiendo con la suerte, pueden atender la llamada desde ese punto. «Pero no podemos mover el teléfono, tenemos que poner el altavoz, lo que también distorsiona».

Así que Beatriz sabe que si quiere hablar le toca salir a la calle y andar hasta coger señal. A veces se acerca hasta donde está el poblado de la presa de Castrovido, «donde instalaron algún sistema con Movistar para poder tener cobertura y también fibra óptica hace 10 años, cuyo cable pasa a dos metros de la fachada de mi casa, así que hace tiempo que nos podían haber facilitado este servicio». Otras es irse más lejos. «Si por ejemplo hago una consulta médica para mi hija, ¿qué hago? ¿esperar en el monte la llamada del médico durante horas?», se pregunta esta maestra, también con formación en prevención de riesgos laborales que asegura que les hacen sentir a los vecinos de los pueblos como ciudadanos de segunda.

Para Beatriz este problema también afecta a la salud. «Hace un tiempo me caí en la calle y no podía levantarme. Suerte que estaba con la niña y en el pueblo, y la mandé avisar a unos vecinos. Si me pasa sola en casa o en otro sitio no puedo localizar a nadie». 

Terrazas es uno de los núcleos de población incluidos en el Programa de Extensión de Banda Ancha de Nueva Generación de 2019, gracias al cual sus vecinos deberían de haber podido disfrutar de una conexión de alta velocidad antes de que concluyera el año pasado. Así lo dijo el subdelegado del Gobierno, Pedro de la Fuente, que visitó el 25 de octubre la localidad, en parte para dar respuesta al temor de los vecinos a quedarse desconectados entre la baja de la línea de cobre y el alta de la de fibra, como finalmente ha sucedido.