scorecardresearch

«Hay que recuperar la calle, es la base del periodismo»

I.L.H.
-

ENTREVISTA | Ana Pastor nació en Madrid en 1977, estudió Periodismo en la universidad CEU San Pablo. Ha trabajado en Cadena Ser, RTVE, CNN y Agencia EFE, entre otros. Ahora lo hace en La Sexta y dirige la productora Newtral

En «pleno tsunami» de la campaña electoral en Madrid, la periodista Ana Pastor hizo un hueco por teléfono para hablar de redes, información, medios digitales... La responsable de El objetivo y ¿Dónde estabas entonces?, de La Sexta, y directora de la productora audiovisual Newtral abre hoy en el MEH junto al director de Diario de Burgos, Álvaro Melcón, las jornadas Redes en Evolución. La charla irá sobre La batalla contra la desinformación y se podrá seguir a partir de las 16.15 horas por el canal de YouTube del Museo de la Evolución Humana.

Las jornadas plantean una pregunta que le traslado: ¿Es ésta la revolución que esperábamos?

No sé si es la que esperábamos, pero es la que creamos y generamos y la que nos toca contar. Creo que podemos dividirla en dos partes: lo que ocurría antes de la pandemia con una clara revolución digital y lo que ha ocurrido durante la crisis sanitaria, cuando se profundiza en lo que considero un avance.Pero como en todas las revoluciones, hay un lado oscuro, y aquí es la desinformación.

«Hay que recuperar la calle, es la base del periodismo»«Hay que recuperar la calle, es la base del periodismo»Su empresa Newtral basa su trabajo en los datos y afirman que son la clave contra las noticias falsas. Pero muchas personas de a pie no tienen acceso a esos datos.  

El acceso a la verificación de datos o a una información contrastada cada vez es más fácil para todo el mundo, aunque es verdad que también lo es recibir información adulterada. Aún así reconozco que hay gente que igual no sabe dónde o cómo buscar.A mí los que me preocupan son quienes sí tienen capacidad de hacerlo, pero se mantienen en esa nebulosa de la duda, lo reenvían y comparten para reforzar sus creencias.

Es la revolución que hemos generado. Para los periodistas, y en este 'tono' en el que vivimos, ¿son todo ventajas o hay inconvenientes?

Yo le veo prácticamente todo ventajas. Muchas veces cuando hablamos de la política y nos quejamos de los políticos españoles y su tono, siempre digo que qué maravilla Portugal. Pero creo que la sociedad y los medios portugueses han parido esos políticos tranquilos. Eso me vale para España. Ni los políticos vienen de Marte, ni los periodistas, ni el sistema sanitario que tenemos. Cuanto más exigente -trasladado a los periodistas- es la sociedad, mejores profesionales seremos. Igual pasa en política.

¿Cómo bajamos el tono del debate?

En nosotros está la solución. Aplaudir o premiar ciertos comportamientos en la política y los medios genera lo que estamos viviendo. Los periodistas tenemos ahí una responsabilidad, pero también necesitamos que la sociedad nos acompañe en esa bajada de la temperatura.

Esa contención que debemos marcarnos, ¿es posible con aquellos medios que prefieren generar primero un debate y luego desdecirse si hace falta?

-Ríe-. Hay de todo, pero no es lo habitual en la profesión. Ahí está el debate político de las elecciones madrileñas que no pudo hacerse y que nosotros en La Sexta sustituimos por una charla de personas sensatas, como lo llamamos, con entre otros Juan Luis Arsuaga. El tono y el punto de partida era diferente a lo que estamos acostumbrados. Si eso lo ofreces en más ocasiones, como decía Arsuaga, «el experimento no es hacerlo;es ver cuándo funciona».

Otra cuestión son las cuentas falsas, que son más difíciles de controlar. ¿Es ético hacerlo en una campaña electoral, por ejemplo?

Ahí la responsabilidad es de las plataformas. Y les queda mucho camino. No es tanto un cuestión ética. Porque si alguien repite el mismo insulto -incluso con amenazas- contra una periodista en 50 cuentas iguales, eliminarlas no es una cuestión ética sino legal. Twitter se ha convertido en un botellón insufrible en el que dices 'buenos días' y tienes -por lo menos en mi caso-, 300.000 insultos, 200.000 amenazas y otros tantos mensajes bonitos. Eso lo tienen que controlar las plataformas. 

¿Se ha podido perder la información pausada y reflexiva por la inmediatez que exigen las redes y de ahí el tono bronco que nos envuelve?, ¿hace falta un medio, canal o plataforma que canalice ese tipo de periodismo e información?

Cada uno le impone a su vida el ritmo que quiere. Nosotros preferimos tardar y tener una buena verificación, aunque no niego que eso nos genere ansiedad. Porque es verdad que tenemos el problema de que la desinformación y los bulos van a una velocidad de vértigo, pero por otro lado tenemos un aliado, que es la tecnología.

Y en cuanto a la otra pregunta, hay un dicotomía social. Tenemos una generación que se mueve mucho con los formatos podcast (archivos de audio), que son pausados, e iniciativas como  5W o Radio Cable, de esa índole. Y por otro, son los mismos que consumen a toda velocidad en las redes.  

Con el teletrabajo por exigencias del guion y las conexiones constantes, ¿ha dejado de ser prioritario para los medios estar en la calle?

Es un buen debate. Creo que estamos en otra fase y hay que recuperar la calle. Delante de un ordenador puedes encontrar información, pero no las historias. Eso es básico en periodismo y debemos volver ahí.

Trabajó en RTVE y sabe lo que hay dentro. La llegada de Pérez Tornero como nuevo presidente ¿cree que traerá cambios?

No le conozco. A veces, si no sabes, conviene no opinar. Lo que es bueno para todos es que esa tele sea referencia por lo bueno y no por lo malo, y lo digo pensando en mis compañeros y en todos los que pagamos impuestos para una tele pública.

Tiene pendiente de estreno la segunda temporada de 'Sueño real', ¿qué puede avanzar?

Los primeros cuatro capítulos se pueden ver en HBO y estamos rodando la segunda temporada. La idea es seguir contando cómo un equipo de mujeres que empezaron siendo niñas jugando en un equipo de barrio pasan a la élite porque Tacón lo absorbe el Real Madrid. Narramos el proceso vital y es muy enriquecedor e inspirador verlo desde dentro porque no te imaginas a un futbolista varón hablando de sus dolencias, de llevar los apuntes al partido, de temas como el embarazo, la menstruación o las relaciones LGTB.

¿Esperaba la repercusión que ha tenido la serie 'Nevenka'?

Soñé que algo así podía suceder. Lo que nunca pensé es que una plataforma como Netflix se iba a enamorar de Nevenka y de la serie y que tanta gente le iba a devolver el cariño que no tuvo entonces. Porque la España de la que se fue no es la misma de hoy. Y eso dice que hemos cambiado, aunque aún nos quede.