scorecardresearch

El proyecto del castillo, esperando luz verde de Patrimonio

H. JIMÉNEZ
-

La Junta tiene que dar el visto bueno a la actuación, que como pronto empezará a final del verano con un plazo de ejecución de entre 12 y 15 meses y podría no estar hasta 2024

Imagen virtual de cómo quedará el patio de armas, según el proyecto presentado en febrero por el Ayuntamiento. - Foto: AJOtaller y AU arquitectos

La rehabilitación integral del castillo de Burgos, su modernización y adaptación a usos turísticos y culturales, tendrá que esperar. Aún no puede salir a licitación porque necesita el visto bueno del Servicio Territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, y para eso pueden quedar varias semanas.

La actuación en la vieja fortaleza es uno de los proyectos estrella del equipo de Gobierno y se lleva tramitando desde hace varios años. Ya cuenta con un proyecto, que fue presentado en el mes de febrero y que estuvo elaborado por AJO Taller de Arquitectura y AU Arquitectos. Entonces se habló de que se licitaría para que las obras pudieran empezar en el mes de agosto, pero ahora eso ya parece un imposible, pues los plazos empiezan a complicarse.

La presidenta de la Gerencia Municipal de Cultura, Rosario Pérez Pardo, explica que entonces, el 15 de febrero, el proyecto se remitió a Patrimonio de la Junta para que lo supervise, dada la singularidad y las implicaciones arqueológicas e históricas del castillo. "Tienen tres meses para contestarnos", añade la edil, mientras fuentes del organismo autonómico explican que está previsto que el proyecto pase por la ponencia técnica de esta próxima semana.

Mientras tanto, los distintos servicios municipales como ingeniería industrial, vías públicas, informática, arquitectura, seguridad y emergencias o aguas están informado al respecto (algunos ya lo han hecho) para otorgar luz verde.

"Está todo a punto para licitar cuando responda la Junta de Castilla y León", explica la concejala, así que cuando todo esté listo se sacará el concurso para la ejecución de los trabajos por un importe estimado de 2,35 millones de euros, de los cuales los primeros 1,15 se acaban de incluir en la modificación presupuestaria recién aprobada.

Pérez Pardo sostiene que el encargo podría quedar adjudicado en el mes de agosto, pero parece un deseo casi imposible de cumplir, conociendo los tiempos de la administración, teniendo en cuenta que habrá varias semanas para la presentación de aspirantes o para decidir cuál se lleva el gato al agua, y que buena parte del verano suele ser inhábil a muchos efectos cuando se trata de un procedimiento complejo como este.

Más de un año. Sea cuando sea, y volviendo de nuevo a los cálculos oficiales de los responsables municipales, a partir del comienzo de las obras habrá "entre 12 y 15 meses" para su ejecución. Es decir, que hablaremos más bien de un año y medio para poder ver el 'nuevo' castillo burgalés y quizás no esté listo hasta 2024.

La responsable política del área de Cultura reconoce que ya es imposible inaugurar las obras antes de que acabe este mandato, pero le resta importancia. Defiende que es una actuación de gran calado que va mucho más allá de una legislatura y que transformará la manera en la que los burgaleses contemplan la atalaya de la capital.

La rehabilitación del castillo fue una de las claves para el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, un proyecto que según definió en su día el Ayuntamiento debe ser "un hito arquitectónico en sí mismo y un referente como reclamo para burgaleses y visitantes porque el castillo va a ser de nuevo protagonista en la ciudad", en palabras del alcalde, Daniel de la Rosa.

En ese mismo acto, el de la presentación de las soluciones aportadas por AJOTaller y AU Arquitectos, decía Pérez Pardo que "con este proyecto dejaremos de ver el castillo como un conjunto de piedras olvidadas para verlo como un espacio con el que disfrutar, aprender y divertirnos. Será todo eso, pero habrá que tener una paciencia de muchos meses por delante hasta verlo hecho realidad.

Recreaciones históricas. El proyecto arquitectónico en el que se basará la licitación de las obras incluye, como elemento más llamativo visualmente, la recreación volumétrica del palacio de Alfonso X, que ocupará un lateral del patio de armas. En su zona central además encontraremos la batería de Napoleón, un conjunto de piezas de artillería dispuestas a abrir fuego como sucedió durante la Guerra de la Independencia contra los franceses. Habrá también pabellones pensados para albergar en su interior exposiciones y actividades que podrán ser permanentes o temporales. Y para llegar hasta los muros del castillo se habilitará un nuevo acceso por la zona sur complementario a la zona del aparcamiento situada al norte