scorecardresearch

Los milagros olvidados

Diego Izco
-

La poca influencia de Ter Stegen, una de las claves ocultas en el declive del Barcelona en la Liga

Los milagros olvidados - Foto: Alejandro García

Cuando los genios desaparecen, sus equipos se vuelven vulgares. Si esos genios son ofensivos, los encuentros se afean, pierden esa magia llamada gol, el espectáculo del fútbol por antonomasia. Pero, ¿y si los genios son defensivos? De repente el gigante parece vulnerable, uno más entre los mortales.

El ejemplo claro está en Barcelona. Más allá de la última racha que ha descabalgado al Barça de la lucha por el título (cinco puntos sobre los últimos 12 posibles), el problema es estructural: Ter Stegen ha desaparecido. ¿Hace cuánto no celebra la ‘culerada’ una de esas paradas milagrosas que salvaban puntos? El mano a mano en el que saca el pie para evitar el remate al palo largo, el disparo a bocajarro al que ha salido como una ‘equis’ abriendo pies y manos para tapar lo máximo posible, el vuelo sin motor al rincón, junto al poste, que evitaba el empate postrero del rival...

Es cierto: mientras Messi sumaba, Ter Stegen restaba para el contrario. Muchas veces, las intervenciones del portero alemán (Moenchengladbach, 30 de abril de 1992) camuflaban un mal partido azulgrana sellado con una victoria raquítica gracias, probablemente, a un gol del argentino y a un par de milagros de Ter Stegen.

 

Un Barça endeble

Si en la 19/20 el Barcelona empeoró mucho sus registros y rendimiento defensivo, en esta 20/21 ha dado un paso más allá: es un equipo endeble atrás, que encaja con mucha facilidad, que no logra cerrar los partidos (el duelo de Valencia ante el Levante como prueba: del 0-2 al 2-2 y del 2-3 al 3-3 definitivo) y que recibe muchos goles a pesar de que no recibe demasiados tiros. El Barça es el tercer equipo de la Liga que menos remates encaja (307), y a pesar de todo le han hecho 14 goles más que el Atlético (332) y 10 menos que el Real Madrid (333). Y estos datos, para ahondar en la crisis de la portería, en el año en que Koeman enterró el ‘intocable’ 4-3-3 para dibujar una línea de cinco atrás para reforzarse.

Ter Stegen, que el 1 de julio de 2014 llegó al Barça a cambio de 12 millones de euros, llegó a la vez que Claudio Bravo a la portería azulgrana (salieron Valdés y Pinto a la vez). En sus dos primeros años, Luis Enrique le dio los galones de la Liga al chileno mientras que el alemán disputaba Copa y Champions League (en la 14/15, su primera en el Camp Nou, levantó la ‘Orejona’).

Se asentó como titular indiscutible en la 16/17, después de que Bravo fichara por el City, y algunos errores clamorosos (dos graves en un 4-3 en Vigo en octubre de 2016) amenazaron con marcarle, pero aquel «no cambiaré mi estilo» y su tremenda personalidad han forjado a uno de los mejores guardametas del mundo -tal vez el mejor con los pies- valorado hoy, según el portal ‘Transfermarkt’, en 75 millones de euros: el segundo del mundo empatado con Courtois (R. Madrid) y solo por debajo de Oblak, a quien otorgan un valor de mercado de 90 millones.

 

Malos datos

Con contrato hasta junio de 2022, Ter Stegen vive su momento más bajo en el conjunto azulgrana (aunque nadie le señala como culpable de la actual situación, muchos sí echan en falta alguna de esas paradas inverosímiles que tantos puntos salvaron). Hasta la presente campaña, había jugado 236 encuentros con el Barça, en los que había encajado 221 goles. Ese promedio de 0,93 tantos por partido se ha disparado este curso hasta el 1,17: 48 encajados en 41 encuentros. Su mejor temporada (exceptuando la de su estreno como culé, en la que encajó 16 goles en 21 partidos) fue la 17/18, en la que promedió 0,81 goles por partido y mantuvo su portería a cero en uno de cada dos duelos: 24 de 28.

Este último dato también ayuda a entender la extrema debilidad del cuadro blaugrana en lo que va de temporada: desde que se adueñó de la titularidad, Ter Stegen suma 81 partidos sin encajar gol en cuatro temporadas. La media de 20 por curso se ha desplomado en la 20/21, en la que el Barça solo ha dejado sin marcar al rival en 12 de los 41 encuentros disputados hasta la fecha.