scorecardresearch

Va sin luces, bebido y drogado y con un copiloto prófugo

I.E.
-

La Policía Local dio el alto a un Audi A-3 en la Plaza Vega conducido por un hombre que iba ebrio. El acompañante estaba reclamado por la Justicia para entrar en prisión

Una patrulla de la Policía Local se topó en la madrugada del jueves con un coche en el que ‘viajaba’ un pleno de delitos e infracciones. - Foto: Alberto Rodrigo

Una patrulla de la Policía Local se topó en la madrugada del jueves con un coche en el que 'viajaba' un pleno de delitos e infracciones. La verdad es que para ir acompañado de un fugado de la Justicia el conductor no puso demasiado cuidado. Conducía con las luces apagadas, iba borracho y, no contento con ello, drogado. Porque ahora ventilan las denuncias con el móvil que si no los agentes no habrían tenido papel rosa para poner tanta multa. 

Los efectivos de una patrulla de la Policía Local que hacía su ruta por la zona sur se percataron, a eso de la 1,15 horas de la madrugada del jueves, de que un turismo, marca y modelo Audi A3, circulaba sin luces traseras en las inmediaciones de la Plaza Vega.

Lógicamente, esta circunstancia despertó las sospechas de los agentes, que siguieron al vehículo hasta la calle Madrid, lugar donde le dieron el alto. Observaron que en el interior viajaban tres hombres y, con solo tres palabras que pronunció el conductor para dar una confusa explicación de por qué iban con las luces apagadas, se dieron perfecta cuenta de que no se encontraba en condiciones de ponerse al volante. Además, el olfato de los funcionarios policiales pudo detectar un fuerte olor a marihuana y para su vista no pasaron desapercibidos envoltorios y restos compatibles con otras sustancias estupefacientes.

Ante ello, al conductor le fue practicada la prueba de alcoholemia, en la que dio positivo, el doble de la tasa permitida. Con el detector de drogas apreciaron que había consumido cocaína, metanfetamina, anfetamina y cannabis. Cuatro de seis sustancias, ni más ni menos.

Con el conductor en semejante estado, a los agentes no les quedó otra que realizar una inspección concienzuda del vehículo, un registro en el que localizaron dos cogollos de marihuana -propiedad del conductor- y metanfetamina (éxtasis) -en posesión del copiloto.

Un acompañante que no solo fue multado por tenencia de estupefacientes. Qué va. De hecho, acabó en los calabozos de la Comisaría porque cuando los agentes le identificaron fueron informados por la sala del 092 de que el sujeto tenía vigente una reclamación de la Policía Nacional por un quebranto de condena y otra requisitoria del juzgado de lo Penal 1 de Burgos, en este caso para su detención e ingreso en prisión. Se trata de un individuo de 43 años, que responde a las iniciales J.D.B.O.

Todavía les quedaba a los policías alguna sorpresa más por descubrir. El automóvil acabó en el depósito por tener la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) caducada. Al final la intervención se zanjó con  dos denuncias al conductor por positivo en alcohol y drogas y otra por posesión de estupefacientes; dos aprehensiones de drogas, tres identificados y un detenido. Casi pleno.