Se vacunará del sarampión a adultos que no tengan inmunidad

G.G.U.
-

Los nacidos entre 1970 y 1980 pueden preguntar en sus centros de salud. Burgos no confirma casos desde 2012

Se vacunará del sarampión a adultos que no tengan inmunidad - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Consejería de Sanidad recordó ayer que los adultos que no estén inmunizados ante el sarampión, bien porque no han superado la enfermedad o bien porque no están vacunados, pueden acudir a sus centros de salud para protegerse y garantizar que el territorio se mantenga libre del virus. El recordatorio se produce casi una semana después de que el Ministerio de Sanidad recomendara a los nacidos entre 1970 y 1980 ponerse esta vacuna, ahora que la Organización Mundial de la Salud ha alertado del repunte de casos y de que varios países de la UE en los que la enfermedad se creía erradicada (Inglaterra, Grecia, Albania y República Checa) ya no estén libres.
Hace meses que Sacyl aprobó el calendario de vacunaciones a lo largo de la vida, que entró en vigor el pasado 1 de junio y que ya incluía esta posibilidad. Así, la Junta destaca que «no hay campaña de captación de cohortes para vacunación con la triple vírica», que es la que se administra para proteger del sarampión, de la rubeola y de las paperas. Sin embargo, fuentes del servicio territorial de Sanidad señalaron que «sí estamos recibiendo llamadas» sobre este tema, después de la recomendación del Gobierno.
Así, las autoridades sanitarias están aprovechando para aclarar que cualquier adulto que quiera saber si está inmunizado o no puede preguntar a su médico de cabecera para que, en caso de que no lo esté, se le pueda administrar la vacuna, que se pone en dos dosis con una diferencia de cuatro semanas entre ambas. La cohorte se delimita en los nacidos entre 1970 y 1980 porque la evolución del sarampión en España hace pensar que quienes tienen más de 49 años han adquirido protección natural frente al virus y quienes tienen menos de 38 se supone que la han adquirido porque la triple vírica se introdujo en el calendario infantil en 1981.
No obstante, Sanidad destaca que, en caso de duda con respecto a si se está protegido o no, se puede aprovechar cualquier visita al médico de cabecera para informarse y, en caso de que se considere necesario, vacunarse. Pero, al mismo tiempo, destaca que Castilla y León tiene unas tasas de cobertura muy altas, por lo que el virus del sarampión «circula poco».
De hecho, entre 2006 y 2018 Burgos solo notificó un caso de esta enfermedad de declaración obligatoria. Fue lo que las autoridades sanitarias consideran un caso ‘importado’;es decir, una persona que se contagió en el extranjero. La situación en el conjunto de la región es bastante semejante, aunque Sanidad no oculta que tanto en 2018 como en 2019 se han registrado casos (6 y 4, respectivamente), todos ellos de personas procedentes del extranjero.
muy contagioso. Las recomendaciones de los últimos días con respecto al sarampión han provocado cierta inquietud entre la ciudadanía. De ahí que las autoridades sanitarias estén recordando que es una enfermedad infecciosa (la causa un virus de la familia paramixovirus), que suele presentarse en la infancia y que, aunque generalmente es benigna, no está exenta de complicaciones. En niños, las más frecuentes son «otitis, laringitis, bronconeumonías y neumonitis» y, en los casos más graves -e infrecuentes- «encefalitis». En adultos, en cambio, suele ser más grave, ya que puede complicarse con neumonitis, hepatitis y etcétera». A esto, Sanidad añade en su página web que el sarampión puede provocar la muerte «a cualquier edad».
Otra característica del virus responsable del sarampión es que es «muy contagioso»: si una persona infectada con el virus de la gripe puede contagiar a otras tres o cuatro, mientras que en el caso del sarampión hay que multiplicar estas cifras por cuatro o cinco. De ahí que se recomiende la vacunación, incluso en edad adulta.