scorecardresearch

Casi 15 años a los 5 detenidos por traficar en el bar Coyote

I.M.L.
-

Todos ellos formaban parte de la red que tenía en el establecimiento de la calle Tenerife de Aranda de Duero su epicentro para la venta de droga

Puerta del bar Coyote precintada tras las detenciones hace dos años. - Foto: I.M.L.

La operación Coyote, bautizada así por el bar de la calle Tenerife de Aranda de Duero donde se centralizaba una red de venta de drogas, se ha saldado con la condena de los cinco detenidos de la organización desarticulada por la Policía Nacional a un total de 14 años y 10 meses de privación de libertad por delitos contra la salud pública, además de a pagar una multa total que roza los 1,2 millones de euros. Esta operación policial concluyó en septiembre de 2019 con siete detenciones pero dos de los individuos interceptados estaban en territorio nacional de manera irregular y se les aplicó un expediente de expulsión del mismo.

Entre los cinco condenados todos eran familia, siendo tres hermanos, la madre y el padre. Uno de los hijos, sobre el que ya penaba una condena de 2013 a cuatro años de cárcel por hechos similares, se le aplicó el agravante de reincidencia, por lo que su pena de prisión es la más elevada, de cuatro años y cuatro meses de prisión. A este individuo se le impuso en primera instancia por el Juzgado de lo Penal número 1 de Burgos una multa de 500.000 euros que recurrió y la Audiencia Provincial rebajó esta cantidad a 385.787,5 euros para equipararla a la pena de privación de libertad impuesta, que se enmarca en la mitad inferior de lo que el Código Penal permite, mientras que la multa requerida lo hacía en la mitad superior, así se argumenta en la resolución del recurso.

Según los hechos probados, este último condenado y reincidente «se dedicaba al tráfico de sustancia estupefaciente, siendo el encargado de localizar y hacer transportar la sustancia hasta el bar Coyote donde su padre y hermanos la distribuían a terceros, hasta el punto de que, en otras ocasiones, el propio era quien la vendía a otras personas, y también el que llevaba el dinero obtenido de la venta a Marruecos, lugar en el que lo invertía». En este entramado criminal la otra pieza juzgada, la madre era la encargada de guardar el dinero que se obtenía por la venta de la droga.

Droga y otros elementos decomisados a los detenidos en esta operación.Droga y otros elementos decomisados a los detenidos en esta operación. - Foto: I.M.L.

A la mujer se le impuso una condena de dos años de prisión y multa de 200.000 euros, igual que a otro de los acusados, que colaboró con los agentes de la Policía Nacional «desde el momento de su detención». De los otros dos acusados, uno de ellos fue condenado a tres años de prisión, con un atenuante de drogadicción, mientras que al otro la pena de cárcel fue de tres años y seis meses, siendo la multa para ambos idéntica a las dos anteriores, de 200.000 euros.

Las detenciones se produjeron después de medio año de pesquisas policiales, entre abril y septiembre de 2019. Los seguimientos y escuchas permitidas por la autoridad judicial sirvieron para comprobar que dos de los detenidos «llevaban a cabo, de común acuerdo, la venta de hachís a terceras personas en el bar Coyote sito en la Calle Tenerife n.º 4 de Aranda de Duero» mientras que otros dos proporcionaba las sustancias y «realizaban numerosos viajes a Marruecos y a otras partes de España para localizar la referida sustancia estupefaciente», que otro más guardaba en su domicilio y era «la persona encargada de llevar el hachís al citado bar» o al domicilio de dos de los miembros de la red de venta de droga. 

En el momento de la detención de los dos primeros, el 15 de septiembre de 2019, uno de ellos portaba «dos bolsas de Mercadona en cuyo interior había sustancia estupefaciente que resultó ser cannabis, con un peso neto de 19.350,05 gramos». Además de las detenciones, se realizaron diversos registros en hasta siete domicilios se pudo incautar droga, en concreto 7.046,5 gramos principalmente cannabis, que hubiera alcanzado en el mercado ilícito un valor de 154.315 euros, además de distintos utensilios como una báscula de micropesado, teléfonos móviles, papel de aluminio y cinta adhesiva, junto con «una libreta con anotaciones manuscritas de cantidades de dinero, nombres y teléfonos». También se incautó en efectivo a dos de las personas que fueron expulsadas de España por situación irregular un total de 7.320 euros «procedentes del tráfico ilícito».