scorecardresearch

Recupera 170.000 euros perdidos en acciones del Popular

I. ELICES
-

El fallo del juzgado establece que la entidad «informó de forma incorrecta» al burgalés que compró los títulos

Recupera 170.000 euros perdidos en acciones del Popular - Foto: Patricia González

La Justicia, en este caso la de un juzgado madrileño, ha dado la razón a un burgalés que invirtió buena parte de sus ahorros en acciones del Banco Popular. Compró títulos por valor de cerca de 170.000 euros en dos tandas que perdió íntegramente con la quiebra de la entidad. Ahora los ha recuperado, ya que el Juzgado de Primera Instancia 6 de Móstoles ha condenado al Banco Santander -que se hizo con el Popular- a indemnizar al demandante con la misma suma que invirtió en su día, minorada, en su caso, con los rendimientos que hubiera  recibido de la entidad de las citadas acciones así como del valor a que quedaran reducidas. Este burgalés compró los títulos en septiembre de 2016 -en ese caso por valor de 70.102 euros- y en octubre del mismo año -99.5000-.

La sentencia que refrenda la reclamación del demandante establece que el banco «no ofreció toda la información necesaria y veraz de la verdadera situación» en la que se hallaba la entidad al momento de la compra de las acciones «y ni siquiera sobre la evolución posterior a la ampliación de capital», de manera que el inversor «permaneció ajeno al conocimiento de los problemas financieros de la entidad».

Es más, continúa la resolución judicial, el banco hizo «todo lo contrario». Primeramente «anunció y explicitó públicamente al inversor una situación de solvencia con relevantes beneficios, una comunicación que resultó determinante en la captación y prestación del consentimiento». ¿En el momento de comprar las acciones la imagen de la entidad no se correspondía con su efectiva situación financiera? Esta es la pregunta clave que responde la sentencia. Resulta notorio -señala el juez ponente- que la imagen de solvencia proyectada cuando llevó a cabo la ampliación de capital «no reflejaba su verdadera situación económica y la entidad siguió ocultando la situación real en la información que después facilitó al mercado». Toda la información del folleto «resultó ser inexacta e incorrecta, por lo que vulneró la legislación del Mercado de Valores».

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)