scorecardresearch

Dan luz verde al HUBU para tratar fisuras anales con bótox

DB
-

El doctor Ángel Martínez ha comenzado a emplear la toxina botulínica en infiltraciones guiadas mediante ecografía endorrectal para el tratamiento de esta patología benigna pero dolorosa

El doctor Ángel Martínez ha comenzado a emplear la toxina botulínica en infiltraciones guiadas mediante ecografía endorrectal para el tratamiento de fisuras anales.

La Agencia Española del Medicamento ha dado luz verde a la propuesta de un cirujano del Hospital Universitario de Burgos para aplicar de forma novedosa la toxina botulínica. Mediante el uso de la ecografía endorrectal, el doctor Ángel Martínez ha planteado que el bótox puede mejorar el resultado en el tratamiento de las fisuras anales. 

Esta patología benigna, muy frecuente e incapacitante por el dolor que provoca, se trata habitualmente mediante esfinterectomía quirúrgica -asociada al riesgo de provocar incontinencia fecal-, o química, a base de medicamentos de uso tópico derivados del nitrito y antagonistas del calcio. Frente a estas dos posibilidades, las sociedades médicas han recomendado más recientemente la infiltración de toxina botulínica, que se lleva a cabo de forma externa mediante palpación.

La disparidad de resultados obtenida con dicha técnica ha llevado al doctor Martínez a plantear la posibilidad de mejorar la precisión de la infiltración mediante un ecógrafo endorrectal: "Ya estamos comprobando que el uso de la sonda permite lograr mayor precisión, puesto que el especialista puede ver y acceder con más facilidad a la zona donde debe aplicar la toxina".

El ensayo clínico, fruto de la colaboración entre la Unidad de Investigación y el Servicio de Cirugía del HUBU, se está realizando comparando la técnica estándar con la nueva en dos grupos de 25 personas.