scorecardresearch

El fuego de Losacio calcina 36.000 hectáreas, según Copernicus

SPC
-

Junto al otro fuego originado hace un mes en la Sierra de la Culebra, la provincia zamorana ha sufrido la quema de, al menos, 60.000 hectáreas

El fuego de Losacio calcina 36.000 hectáreas, según Copernicus - Foto: JL Leal ICAL

El incendio de Losacio (Zamora) ha calcinado desde el domingo 35.960 hectáreas, según informó hoy la Junta de Castilla y León, con datos recogidos por el satélite Copernicus. El fuego continúa en nivel 2, el mismo que se declaró en su inicio y que obligó a desalojar 34 localidades, cuyos vecinos ya han podido regresar a sus casas al no contar el incendio con llama y encontrarse estabilizado.

La cifra de superficie calcinada se suma al otro originado hace alrededor de un mes, cuando aún no se había declarado el riesgo alto de incendios, en la Sierra de la Culebra, en una zona colindante al de Losacio, y que arrasó en torno a 24.000 hectáreas. En suma, entre ambos han quemado al menos 60.000 hectáreas.

Un incendio sin precedentes

Una técnico experta en grandes incendios, con veintitrés campañas de trayectoria, ha reconocido que la virulencia del incendio forestal de Losacio (Zamora), que llegó a arrasar unas 2.000 hectáreas a la hora durante las ocho horas más críticas, no la había vivido nunca.

Teresa Mompín, técnico de enlace del operativo de incendios de la Junta de Castilla y León que durante los últimos días se ha desplazado de uno a otro hasta la zona de los grandes incendios de la comunidad, ha asegurado que la "virulencia extrema" del fuego de Zamora y de los otros registrados los últimos días en España no la había vivido nunca desde que comenzó a trabajar en 2000.

Se trata de una situación "profundamente anómala y extraordinaria y sin precedentes", ya que el incendio de Losacio ha sido del "máximo nivel de actividad". "Un campo de fútbol es algo menos de una hectárea, 2.000 campos de fútbol cada hora de propagación violenta, explosiva y con vientos cambiantes", ha puesto como ejemplo para dar cuenta de la voracidad de las llamas durante las primeras ocho horas del incendio.

Se ha mostrado prudente sobre la estabilización del fuego porque aún no se puede hablar de control, pues, aunque actualmente el incendio de Zamora no tiene llama, hay muchas zonas en las que se trabaja solo manualmente o con retenes de maquinaria y el fuego es "muy inestable, puede haber viento que salte pavesas y que nos lo complique", ha advertido.