scorecardresearch
José María Vicente

El Rincón de...

José María Vicente


Hacer las cuentas

29/03/2022

Lo que empezó siendo algo que no parecía importunar al poder establecido está a punto de ser el detonante de la tormenta perfecta. Hay nerviosismo. Mientras a los camioneros en paro no les salgan las cuentas se quedarán en casa. No hay mucho que pensar. Y las cuentas saldrán si el combustible retrocede a precios antiguos o que sus ingresos por trabajar se actualicen hasta compensar la subida del diésel. Lo primero es lo que el Gobierno ha ofertado, aunque parece que no en cuantía suficiente. Lo segundo está en manos de quienes contratan a esos camioneros en paro.  No hay que discurrir mucho para saber que hay que remunerar sus servicios a precios que permitan cubrir costes y el margen de beneficio que todos buscamos. Aquí hay alguien jugando de farol  y ya no queda mucho tiempo para poner las cartas sobre la mesa. Cada vez hay más empresas ajenas al conflicto que están cerrando. Lo de los pescadores es parecido, pero tiene otro matiz. Los de Santoña acaban de decir que los decimillos que han arañado en el precio del gasoil no les arregla nada pero que no pueden perder más días sin faenar la costera de la anchoa y el verdel, que para estos barcos es como el agosto para la hostelería. No se pueden permitir ver las anchoas pasando delante de sus narices sin echarles la red. Cuando lleguen a las lonjas veremos el comportamiento de los mayoristas fijando precios que garanticen que el esfuerzo de los pescadores merece la pena. ¡Para que luego digan que el pescado es caro!

Y en medio de todo, el presidente Sánchez jugando a fondo en Bruselas. Su rueda de prensa con el primer ministro portugués me llena de dudas. Demasiadas referencias a la culpa de Putin. La verdad es que el presidente arrastra una leyenda que le resta credibilidad, aunque reconozco que siempre encuentra una salida cuando está acorralado. Lo de la isla energética parece sacado de la chistera en el último momento pero puede que sirva. No sé… esa historia de que se levantó a mitad de la sesión amenazando a sus compañeros con hacer fracasar la cumbre no puedo evitar ponerla en cuestión. En fin, ojalá el presidente haya acertado, bajen los precios energéticos, la inflación, la tensión social y… la covid. La ansiada normalidad, ¿estará más cerca o será sólo el efecto Semana Santa?