scorecardresearch
Fernando González Urbaneja

Cartas desde 44 leguas

Fernando González Urbaneja


Neutralidad escorada

29/03/2022

Probablemente no han oído hablar nunca de un sujeto llamado Larry Fink, no suele aparecer en los medios, aunque un vez al año por estas fechas escribe una carta a sus accionistas y a los dirigentes de las compañías en las que invierte, las cotizadas más grandes del mundo. Larry Fink preside BlackRock, un fondo con más de diez billones de dólares gestionados, que le encomiendan cientos de miles de inversores que se fían de este macrofondo para rentabilizar sus ahorros. En general les va bien. 

Cada carta anual de Fink es una llamada de atención a las empresas en las que invierte que temen verse excluidos de su lista de inversiones si desatienden sus recomendaciones. BlackRock es el primer inversor en la bolsa española con participaciones del 1 al 5% en casi todos los valores del Ibex. Si decide salir de alguna compañía por considerarla no alineada con sus postulados de gobernanza lanza una señal de peligro sobre esa compañía. 

El año pasado Fink dedicó su carta al cambio climático y la necesidad de que las compañías se ocupen de su impacto ecológico, de defender el planeta. En otras ocasiones llamó la atención sobre aspectos éticos de la gestión y sobre el propósito de las empresas que no es solo obtener beneficios; estos son una necesidad pero no un fin. 

Este año lo esencial de la carta de Fink es más modesto, reconoce la complejidad del mundo actual, lo difícil de predecir el futuro, la incertidumbre que supone la guerra de Ucrania y los riesgos geopolíticos del mundo actual. Incertidumbre es la palabra clave. Algo que complica la vida a un inversor tan potente como Fink en el que muchos ahorradores han confiado. 

De su carta llama la atención una contradicción en términos cuando alude a la posición de China ante la guerra de Putin en Ucrania, dice que actúa con neutralidad escorada. Pero si se escora deja de ser neutralidad, y si es neutralidad no puede escorarse. No es blanco ni negro, demasiado gris, como el cielo estos días. Incertidumbre.