El hombre muerto tenía un cuchillo clavado en el pecho

SPC
-

La Policía acudió al domicilio tras una llamada de su mujer, que presentaba «algunas lesiones», alertando que estaba siendo agredida por su pareja

El hombre muerto tenía un cuchillo clavado en el pecho - Foto: Jonathan Tajes

Agentes de la Policía Nacional hallaron ayer a un varón de 48 años muerto con un arma blanca clavada en el pecho, en su domicilio del barrio de Parquesol de Valladolid, cuando acudieron a la vivienda alertados por una llamada de su mujer, de 39, en la que aseguraba que su esposo la estaba agrediendo. Entre el matrimonio, que tenía dos hijos de corta edad, no existían denuncias previas por violencia de género. Un suceso ante el tanto el Cuerpo Nacional de Policía como la Subdelegación del Gobierno en Valladolid indicaron que no se puede «ni confirmar, ni descartar de momento» que se trate de un caso de violencia machista, puesto que se ha abierto una investigación para determinar el fallecimiento del marido en el domicilio del matrimonio. Ante esto, el subdelegado del Gobierno, Emilio Álvarez,  solicitó prudencia a la espera del resultado de la autopsia, antes de inclinarse por una de las dos hipótesis barajadas, que el fallecido se autolesionó tras agredir a su pareja o bien que esta última, en la refriega, pudo haberle acuchillado.
Los hechos ocurrieron en torno a las 03.36 horas cuando la esposa del fallecido, V.F.M., de 39 años, efectuó una llamada al 016 en la sala del Centro de Emergencias 112 dando cuenta de que había sido víctima de una agresión por parte de su marido, J.L.M.G, de 48, en una vivienda situada en la calle Morelia, en Valladolid capital. La mujer relató que había resultado herida por arma blanca al ser agredida por su pareja, que posteriormente se había autolesionado con el mismo cuchillo y se hallaba inconsciente.
La sala de operaciones del 112 dio aviso del incidente a la Policía Local de Valladolid, al Cuerpo Nacional de Policía y a Emergencias Sanitarias-Sacyl, que envió dos UVIs móvil. Cuando los agentes llegaron a la vivienda, cuya puerta estaba abierta, hallaron en la misma entrada a la mujer en estado de gran agitación y con «algunas lesiones», a la que estaban atendiendo los servicios sanitarios dado que aparentemente presentaba lesiones. Sin embargo, en el sofá del salón se encontró al varón, su marido, con un arma blanca clavada en el pecho y aparentemente cadáver. En una tercera estancia del domicilio se encontraban «dormidos» dos niños de corta edad, de unos tres años.
El Juzgado de Instrucción número seis de Valladolid es el que se encarga del caso, sobre el que el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, advirtió de que de momento «no se puede ni afirmar, ni descartar nada», hasta que no se realice la autopsia al cadáver del varón, puesto que solo se cuenta con el testimonio de la mujer, informa Ical.
La mujer, debido a su estado, fue trasladada al Hospital Río Hortega, donde permaneció durante unas horas, si bien Emilio Álvarez indicó que esta recibió el alta médica, mientras que los hijos de la pareja fueron entregados a un familiar para que asumiera su custodia. Finalmente, el subdelegado del Gobierno señaló que será necesario esperar a que se realice la autopista, y a obtener un testimonio más sosegado de la mujer.
En libertad tras declarar

Durante la tarde, la mujer prestó declaración en la Comisaría de Policía en calidad de testigo para después quedar en libertad –en ningún momento estuvo detenida–. La esposa del fallecido fue dada de alta tras ser ingresada tras los hechos y declaró a última hora de la mañana en la Comisaría de Las Delicias ante integrantes de la Unidad Contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), tras lo cual abandonó las instalaciones policiales. La testigo será citada a declarar ante la titular del Juzgado de Instrucción número 6, Teresa Jabato, encargada del caso.