Embolsarán vehículos en Burgos si Francia cierra la frontera

I.E.
-

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil utilizará, como medida excepcional, aparcamientos de la AP-1, N-I y la BU-30 para retener coches y camiones este fin de semana y evitar el colapso del País Vasco si hay incidentes

Embolsarán vehículos en Burgos si Francia cierra la frontera - Foto: Alberto Rodrigo

La cumbre del G-7 en Biarritz, no muy lejos de la provincia, mantendrá en vilo este fin de semana a los agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, que reforzará sus servicios para controlar la circulación de los vehículos que se dirigen al norte de la península. La Benemérita participa desde el 5 de agosto con la Gendarmería francesa y la Ertzaintza en el dispositivo para garantizar la seguridad no solo en el lugar donde se desarrollará la reunión de los países más poderosos del planeta sino en los territorios cercanos, sobre todo en lo que al tráfico se refiere. Así, varios efectivos burgaleses del Instituto Armado se hallan en el país vecino desde hace varias jornadas colaborando en los controles de las vías de acceso a Biarritz para evitar la entrada de grupos antisistema que puedan boicotear el evento o terroristas dispuestos a cometer un atentado.  
Las carreteras burgalesas podrían verse afectadas por esta cumbre si, debido a posibles disturbios, el Ministerio del Interior francés se ve obligado a cerrar la frontera sur con España, algo que ya ha anunciado el país galo. Por ello, entre mañana y el próximo día 27 el Subsector de Tráfico de Burgos va a redoblar su presencia en las carreteras por si tiene que detener la circulación a fin de evitar el colapso de las vías del País Vasco. La medida más drástica que podría tomar,  «de carácter excepcional» -según confirman fuentes del Cuerpo- sería el «embolsamiento de coches y camiones», para lo cual utilizarían áreas de servicios y aparcamientos de vialidad invernal situados en la N-I, la AP-1 y la propia circunvalación de la capital burgalesa, la BU-30.
La Benemérita aconseja a la ciudadanía que adelante o retrase el regreso a sus lugares de origen en el norte de España y que, en todo caso, no deje el viaje para este fin de semana, ya que se espera la vuelta al norte de Europa de todos los africanos que pasan sus vacaciones en el Magreb. En caso de cerrarse la frontera francesa el colapso circulatorio en las vías que conectan el norte de España con Francia podría ser histórico.