Las cuentas bloqueadas por impago crecen un 30% y son 17.000

L.M.
-

El ahogo financiero provoca que muchos burgaleses tengan bajo estricto control sus ahorros hasta que salden sus deudas, sobre todo por las tarjetas de crédito

Las cuentas bloqueadas por impago crecen un 30% y son 17.000 - Foto: Patricia González

A buen seguro sea una pesadilla de muy mal gusto para muchos, pero desafortunadamente es la situación a la que día a día se enfrentan 17.000 burgaleses. El hecho de acudir a un cajero y que el banco no de el visto bueno a la retirada de dinero, o que la tarjeta de crédito directamente no tenga valor alguno afecta cada año a más y más personas en la provincia.Concretamente, según datos facilitados por Repara tu Deuda a Diario de Burgos, en el territorio burgalés el número de cuentas bloqueadas por impagos se ha disparado un 30% entre 2017 y 2018, pasando de las 12.000  a las 17.000 al cierre del pasado año. Aunque en este ejercicio aún no tienen datos, todo apunta a que el número ha aumentado y se sobrepasarán las 20.000.
No se trata solo de un caso particular de Burgos, ya que el panorama en el conjunto de la comunidad autónoma es prácticamente idéntico.En el mismo intervalo de tiempo, los castellanoleoneses con sus ahorros embargados por problemas de impagos han pasado de 180.000 a 250.000, un crecimiento del 28%. A nivel nacional, las cifras son considerables; teniendo en cuenta que la población del país roza los 47 millones de habitantes, según Repara tuDeuda el 10% de los españoles tienen problemas financieros que les han provocado la retención de sus cuentas.
Esta situación puede venir derivada de una infinidad de casos, que siempre tienen como factor común la falta de liquidez. Impagos de hipotecas sobre viviendas, a la hora de comprar un coche, por microcréditos o tarjetas de crédito son algunos de los frentes en los que están inmersos los burgaleses frente a las entidades financieras, mientras que las empresas pueden confrontar también con la Seguridad Social, es decir, contra el Estado. Los orígenes se remontan a la época de precrisis, cuando los bancos repartían créditos como churros y las familias y compañías entraron en una dinámica de consumismo que se frenó bruscamente con el estallido de la burbuja inmobiliaria.Desde entonces, muchas aún siguen haciendo frente a facturas acumuladas desde cursos atrás.  
una nueva oportunidad. Para proteger a los consumidores, en agosto de 2015 elGobierno impulsó la Ley de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, popularmente conocida como Ley de Segunda Oportunidad.Está pensada principalmente para particulares y autónomos, con importes pendientes no superiores a los 5 millones de euros y con retrasos de 3 meses o más.
En estos casos, y cumpliendo todos los requisitos marcados por la norma, el interesado deberá iniciar un proceso de concurso voluntario de acreedores, lo que podrá dar paso a que el juez que tutele el proceso exonere parte de la deuda contraída, siempre que este considere que el particular no tiene más bienes o dinero para afrontar el pago y que actúe de buena fe.
En la provincia de Burgos, desde su entrada en vigor, se han acogido apenas 70 personas insolventes, lo que apenas supone una media de cuatro casos al mes. La cifra se eleva hasta las 295 en Castilla y León (un 20% más que hace un año) y 5.200 en España.