scorecardresearch

La mujer 'acapara' el puesto de limpiadora

L.M.
-

El sector femenino representa al 80% del personal encargado de higienizar oficinas, hoteles o locales de restauración. Las labores de campo las realizan sobre todo personas nacidas fuera del territorio nacional

Las mujeres burgalesas copan ocho de cada diez puestos de personal de limpieza de oficinas, hoteles y otros establecimientos similares. - Foto: Óscar Solorzano

El mercado laboral ofrece una muestra muy significativa de las desigualdades que sufren los diferentes colectivos sociales a la hora de acceder a un empleo.

El ejemplo más claro es que las mujeres burgalesas copan ocho de cada diez puestos de personal de limpieza de oficinas, hoteles y otros establecimientos similares. En el primer trimestre del 2022 se han notificado 1.646 contratos entre el colectivo femenino para este tipo de actividades, la cifra más alta para el sexo. La segunda ocupación que más empleo atrae es la del camarero asalariado, con 1.555 vínculos laborales entre enero y marzo, seguido del perfil de vendedor en tiendas y almacenes (999).

Los extranjeros, generalmente mujeres nacidas fuera de los límites de la Unión Europea, firmaron 714 contratos para trabajar como personal de limpieza, cerca de uno de cada 3 propuestas. Con respecto a los hombres, estos coparon las tareas de peón agrícola (salvo en huertas, invernaderos, viveros y jardines) con 711 rúbricas.Se tratan estas de labores poco atractivas y en las que los ciudadanos extranjeros suelen terminar siendo la mayoría. Destaca también su presencia como empleados domésticos, donde son más de la mitad (alrededor de un 58%).

El de los jóvenes es otro colectivo que, ante la falta de oportunidades laborales dada la alta exigencia que requieren las empresas para entrar a trabajar, más ocupaciones elementales acepta. A lo largo del primer trimestre se firmaron 2.328 contratos dentro de la industria manufacturera a burgaleses menores de 30 años, mientras que 1.371 correspondieron a camareros asalariados.

Al igual que las mujeres, la tercera actividad económica es la de vendedor en tiendas y almacenes, donde representaron al 45% de las incorporaciones.

Los burgaleses con discapacidad tampoco tienen fácil acceder a buenos puestos de trabajo.Hasta marzo la mayoría firmó contratos para ejercer como peones de las industrias manufactureras, aunque apenas suponen un 3% del total de altas.Le siguen las actividades relacionadas con la limpieza, con 136 rúbricas en el primer trimestre. Por último, los burgaleses mayores de 45 años, que tienen enormes dificultades para incorporarse al mercado laboral, fueron contratados sobre todo como personal de limpieza (1.027 vínculos).