scorecardresearch

La pandemia empeora la salud emocional del 30% de población

SPC
-

Un estudio revela que más de un veinte por ciento de castellanos y leoneses presenta síntomas de un posible caso de depresión o trastorno de ansiedad, y casi un 14,5% de ideación suicida

Imagen de dos personas en los balcones de sus domicilios durante el confinamiento de 2020. - Foto: R. Cacho (Ical)

La sexta ola de la covid-19 pierde fuelle, y ahora toca doblegar otras curvas, entre ellas la de la salud emocional. Dos años de pandemia han servido para hacer mella: Una de cada tres personas de Castilla y León considera que su estado emocional ha empeorado y su valoración apenas supera el 6,5. El IV Estudio Salud y Vida publicado por AEGON y el Consejo General de Psicología de España, recogido por Ical, se centra en la percepción del estado de salud, estilo de vida, hábitos y conductas relacionados con el bienestar emocional y social de la población en el último año, y precisa que el 36,5 por ciento de la población de Castilla y León ve que su salud mental ha empeorado, frente a un nueve por ciento que considera que está mejor. 

Añade que los datos no permiten explicar las diferencias entre autonomías, pero sí sugiere que en aquellas comunidades más azotadas por la covid-19 y por sus efectos colaterales –muerte, enfermedad e inestabilidad económica, entre otros– la valoración es peor. Es el caso, además de Castilla y León, de comunidades como Navarra, donde casi la mitad de la población reconoce sentirse peor, el 49,8 por ciento; Madrid (48 por ciento) y Cantabria (39,2 por ciento).

El estudio precisa que el 23,5% de la población de Castilla y León presenta síntomas compatibles con un posible caso de depresión o, al menos, sintomatología depresiva moderada, por encima del 20,6% de la media del país. Es decir, que una que de cada cinco personas podría presentar dificultades emocionales de tipo depresión. Además, el 28,9% muestra síntomas compatibles con un trastorno de ansiedad.

Más grave es el apartado que señala que hasta un 14,3 por ciento de los castellanos y leoneses tiene ideación suicida, en este caso por debajo del 15,5 por ciento del país, donde el estudio precisa que el dato sube a un 25,7 por ciento en la población de entre 18 y 25 años y a un 19,4 entre los de 26 a 40. Tanto en los casos probables de ansiedad como de depresión, la mayoría indica que estos síntomas interfieren en su vida cotidiana (53,7%) y el 14,7%, que lo hacen mucho. En cuanto al riesgo de ansiedad, el 57,1% considera que los síntomas interfieren algo en su vida, y en el de depresión, la probabilidad supera el 50 por ciento.

Crecimiento postraumático

A pesar de estos datos, tres de cada cuatro personas sienten que ahora hay cosas en sus vidas que valoran más que antes, lo que podría apuntar a un indicador de crecimiento postraumático. Más de la mitad indica que no hace nada para mejorar su bienestar psicológico o emocional, pero un 46,1 por ciento sí lo ha hecho. De ellos, un 8,3 por ciento ha recurrido a un profesional ; un 27 por ciento ha cambiado rutinas y hábitos, y el 15 por ciento practica actividades enfocadas a mejorar personalmente, como leer libros de autoayuda o ejercicios de respiración y relajación. 

En general, la población de Castilla y León se siente satisfecha con su vida, y según el estudio le dan una nota de 7,22, ligeramente por encima de la media de España (7,1). El grado de felicidad percibido también varía, y en la Comunidad el 80,1% dice sentirse feliz o muy feliz, superada sólo por Asturias (89%) y Galicia (83,4%).