scorecardresearch

Las obras de reparación del acueducto durarán 6 meses

L.N.
-

La reconstrucción, a través de una tramitación de emergencia, tendrá un coste de 1,5 millones de euros. La alcaldesa arandina declara la situación de sequía

Las obras de reparación del acueducto durarán 6 meses - Foto: L.N.

El arreglo del acueducto que atraviesa el río Duero, muy cerca de la conocida como curva de la Amable, y que se derrumbó el pasado 6 de mayo quedando inutilizado, comenzará este mismo mes. Los trabajos de reparación de esta infraestructura, que abastece de agua potable al barrio de Santa Catalina, se prolongarán durante seis meses y tendrán un coste de 1,5 millones de euros. Según explicó la alcaldesa de Aranda de Duero, Raquel González, en el presupuesto de 2022 (aún sin aprobar) se ha reservado una partida de un millón, mientras que los 500.000 euros restantes saldrán de los remanentes.

Esta reforma se acometerá a través de una tramitación de emergencia después de que González firmó el jueves un decreto en el que declara la situación de sequía. Con esta medida, que ya ha trasladado a la Confederación Hidrográfica del Duero, el Ayuntamiento, a través de un Comité de Emergencia que se creó en diciembre, pretende agilizar la reposición del viaducto.

En estos momentos de sequía generalizada en todo el país y sin esta infraestructura, el abastecimiento de agua potable depende exclusivamente del manantial de Tubilla del Lago. Las circunstancias son comprometidas. A día de hoy, las mayores dificultades se dan en los abastecimientos de aguas superficiales y la parte de Santa Catalina depende de esas aguas. Los pozos de agua subterránea gozan de mejores niveles. Si se quisiera hacer un trasvase del agua de los pozos hacia la otra parte sería imposible por no tener el acueducto.

Posibles cortes. Así las cosas, en el decreto firmado por la alcaldesa se reconoce que ante cualquier avería de dimensiones medias en la red de abastecimiento del depósito Virgen Viñas desde el manantial de Fuencaliente, en Tubilla del Lago, no habría posibilidad de atender la demanda de agua potable desde otro punto.

Asimismo, se informa de que se ha puesto en marcha el pozo de San Isidro, que abastece al depósito Virgen Viñas. En los días de diario, y no hora punta del caudal de salida, con el pozo de San Isidro en funcionamiento, suele superar al de entrada en el depósito Virgen Viñas, lo que puede derivar en falta de presión en la red e, incluso, posibles cortes intermitentes de agua en el Polígono Norte y barrio de Las Casitas. Otra consecuencia que se apunta es "no poder atender la demanda de agua potable normal". No obstante, González quiso tranquilizar a los ciudadanos y aseguró que "la situación ahora mismo no es de alarma, pero sí de prevención". El Consistorio reducirá el agua utilizada en el riego e impulsará campañas de concienciación.