«Esta legislatura aspiro a mantener todos los servicios»

A.C.
-

La alcaldesa del Valle del Tobalina, Raquel González, prevé abrir el embarcadero la próxima primavera

Raquel González Gómez es alcaldesa del Valle de Tobalina desde 2015. - Foto: A.C.

Ha vuelto a revalidar su cargo de Alcaldía, a pesar de no lograr mayoría absoluta. La lucha contra la despoblación y contra los efectos del cierre de Garoña siguen en su agenda de trabajo.
¿Ha vuelto a vivir un intenso verano de trabajo?
Recuerdo mi primer verano como alcaldesa en 2015 atendiendo prácticamente todo el tiempo a vecinos y visitantes, pero este agosto ha sido más tranquilo. Uno de los hechos que ha marcado el verano ha sido la confirmación del cierre del monasterio de San Martín de Don después de casi quinientos años. Para nosotros, ese monasterio y ese patrimonio que tantas veces hemos retratado cuando hemos hecho promoción turística del valle ha sido un referente arquitectónico e histórico, que ha marcado un antes y un después. Nos encontramos con el cierre de una tradición abierta durante tantos años frente a una nueva oportunidad de futuro, como es el cercano embarcadero. Esto ha sido objeto de reflexión. Hubiera sido ideal que hubieran podido convivir el pasado del monasterio y el futuro del embarcadero. Muchos vecinos, aunque son conocedores de que no tenemos responsabilidad en el Ayuntamiento, si se han dirigido a mi lamentando la marcha de las monjas.
¿Cuál es la principal aspiración que tiene esta legislatura?
En esta legislatura aspiro a poder mantener los servicios que tenemos y no perder ninguno. Este curso vamos a abrir uno nuevo, el servicio municipal de Madrugadores en el colegio, porque la Consejería de Educación ofrece ese servicio pero exige un mínimo de 11 niños y no se tienen en cuenta las características de las zonas rurales. Se aplica la normativa de manera conjunta y esa es una lucha que tenemos. Aquí teníamos seis niños con esa necesidad y tras preguntar en Educación si había algún problema, vamos a contratar a un monitor para atenderlos. Tenemos ganas de generar optimismo, implementando nuestros servicios y generando empleo para que haya población joven.
Tobalina sigue siendo privilegiado, aún por sus ingresos como zona nuclear.
Si lo admito. Aquí puedes tener una serie de ventajas que si vives en un municipio de estas mismas características en otro enclave no tendría. Pero el servicio que los vecinos no quieren perder, porque es una garantía de bienestar, es el Centro de Salud con atención las 24 horas.
¿Qué inversiones tiene previstas para mejorar esos servicios?
Ahora vamos a hacer una nueva inversión en el cuartel de la Guardia Civil junto con la Comandancia. Otro de nuestros objetivos es que se mantenga. Hemos realizado varias intervenciones esta legislatura y ahora vamos a comenzar a cambiar las ventanas. Queremos que reúna las condiciones para que los guardias vengan a vivir.
¿Cómo amortiguará la merma de ingresos por Garoña?
Estos ingresos han hecho que se adquiere una dinámica de intervención en las pedanías o de concesión de subvenciones y es difícil hacerle entender a la gente, empezando por los alcaldes pedáneos, que cuando has adquirido una dinámica de gasto siempre no se va poder mantenerla. El año que viene vamos a reducir las intervenciones en pavimentación en las pedanías por la reducción de los ingresos y la apuesta por mantener los servicios. También tenemos un sector de la población muy dependiente de las contrataciones temporales del Ayuntamiento y esa va a ser una de las dificultades que vamos a tener en estos próximos cuatro años. Tenemos que hacer entender que es importante la formación y por eso nuestra estrategia de dinamización ofrecerá formación. En 2019 hemos mantenido las partidas de personal porque dan respuesta a muchas familias, pero el Ayuntamiento ahora va a afrontar unas limitaciones económicas en el futuro.
La residencia es un pilar para el empleo en el Valle de Tobalina. ¿Cómo va a mejorarla?
A mediados de septiembre comienzan las obras de remodelación. La residencia está prácticamente llena, con lo que estamos muy satisfechos. Están cubiertas 73 de sus 75 plazas y he tenido que decir que no a algunas peticiones, porque es inviable tenerla al cien por cien con las obras previstas. Vamos a tratar con mimo la residencia, tras una gestión muy difícil cuando teníamos cubiertas solo 55 plazas. Fue una situación muy delicada porque la residencia es un motor de empleo muy importante. Estamos tratando de contratar personal de apoyo a la plantilla que ya teníamos, cosa que no está resultando fácil. Queremos mejorar las condiciones de las trabajadoras con mejores horarios y calendarios y más apoyo.
¿Para cuándo abrirá el embarcadero en Sobrón?
La idea es abrirlo en primavera. Hasta entonces trabajaremos para acabar de equiparlo. También se instalarán unos pivotes en la entrada al aparcamiento. Se permitirá el acceso solo de día por seguridad y para evitar pernoctaciones. Es un enclave idóneo para habilitar un aparcamiento de autocaravanas. Lo haremos en una finca cercana, porque creemos que va a tener demanda. Pero también es sumamente importante dar con la persona adecuada para llevar el embarcadero y lo vamos a estudiar profundamente después de los problemas y desahucios que hemos vivido con el hostal y el bar de las piscinas. También nos centraremos en la adquisición de la embarcación.
¿Qué infraestructura exigirá en primer lugar a las administraciones para dinamizar la zona?
Lo prioritario es la cobertura de telefonía móvil en zonas del valle. Es fundamental. La carretera BU-530, la principal del Valle, también requieren de una actuación urgente, que pase, al menos, por evitar desprendimientos. Pido una modernización, porque es muy antigua.