scorecardresearch

La muralla de Castrojeriz estará en septiembre

R.E.M.
-

Los trabajos en el entorno del Palacio de Camarasa ya han comenzado para crear una zona de ocio. La obra de la calle Real se retrasa

La calle de Las Escuelas se abrió el año pasado y de la muralla ya se ha retirado toda la vegetación. - Foto: Alberto Rodrigo

Los vecinos de Castrojeriz podrán disfrutar muy pronto del entorno de la antigua muralla, ya que la previsión que maneja el Ayuntamiento es que para finales del mes de septiembre concluyan las obras de este espacio. Las actuaciones avanzan a buen ritmo y después de retirar toda la vegetación que cubría ese histórico espacio ahora ya se trabaja en acondicionarlo para destinarlo al ocio y a la cultura. Las características del proyecto ganador diseñado para reformar esta zona permitirán desarrollar diversas actividades y de ahí la importancia que tendrá como nuevo punto de dinamización del pueblo.

El objetivo pasa por integrar la antigua muralla y su entorno en el entramado urbano después de que los conocidos como cubos hayan permanecido ocultos durante décadas. Las obras en esta ubicación arrancaron hace un par de años y el pasado año se abrió y urbanizó la calle de Las Escuelas, detrás del Palacio Conde de Camarasa. «Al hacer el colegio no había espacio para un patio de juego y ya se hizo la primera fase con esa apertura, lo que ahora se pretende completar con el proyecto sobre la muralla», expresa Beatriz Francés, alcaldesa de la localidad.

Se trata de una iniciativa con la que el Ayuntamiento soñaba desde hace tiempo, al considerar fundamental revitalizar esta zona. «Se ha tenido que hacer una intervención arqueológica en la muralla, donde ha aparecido un silo, y ya estamos a falta del último retoque del proyecto», comenta la alcaldesa. La especie de escaleras que incluye el plan se asemeja a unas gradas naturales que permitirán desarrollar actuaciones culturales, uno de los grandes deseos. Además, se incluirán diversas zonas arboladas como 'oasis' de vegetación en los extremos de la propia zona central de actuación en la conexión con el nuevo vial, aunque probablemente no se podrán colocar en septiembre los árboles al no ser la época más apropiada para ello.

Se incluirán también dos columnas de luz en las proximidades de las zonas destinadas a las escalinatas y primará que se convierta en una zona de paseo y descanso para poner de ese modo este histórico entorno en valor. El estudio del arquitecto I. González Ferreras resultó el ganador para adecentar esta muralla, que en realidad no se trata de la original sino que está construida sobre la muralla romana que contaba con puertas como las de San Miguel, Santa Eulalia, Puerta del Monte y Puerta Sardina.  También se prevé para su inauguración llevar a cabo alguna actividad, pero aún es pronto para concretarlo.

Por otro lado, aún deberá esperar el arreglo de la Calle Real. La Junta se encargará de licitarlo, como confirma la alcaldesa, y ya han avisado al municipio de que lo más probable es que hasta el próximo año no se pueda realizar. Por lo tanto, la importante renovación del tramo principal de la localidad se verá retrasada hasta el 2023. En la Plaza Mayor, por ejemplo, se pueden observar muchas deficiencias, al igual que en numerosas zonas donde ha desaparecido la piedra caliza. Todo ello causa verdaderos problemas para circular que se pretenden solucionar, aunque no será una realidad inminente.