Emotivo encuentro

C.M.
-

La principal novedad de la Semana Santa, el encuentro de las tallas de los Cristos de Burgos de San Gil y de la Catedral, reunió ayer a miles de fieles en una calurosa tarde

El Cristo de las Gotas entró por primera vez en su historia en el altar mayor de la seo. - Foto: Jesús J. Matí­as

Decenas de personas siguieron esta procesión que partió de la iglesia de San Gil. La impresionante réplica de la talla de 1207, que destaca por ser un Cristo lleno de heridas por todo el cuerpo y con una corona de espinas, recorrió las calles del centro a hombros de miembros de la cofradía. Sobre las 20.45 horas llegó a la Catedral, donde encontró con la talla del Cristo de Burgos.