scorecardresearch

La calle es el peligro

C.M.
-

Las intervenciones de la Policía Local por caídas en la vía pública se disparan. En lo que va de año ya se han producido 65 frente a las 53 de 2021 o las 47 de 2020. Los agentes toman declaración y acuden al lugar para hacer fotos y un informe

María Jesús Ruiz, lesionada hace diez días tras tropezar en una baldosa levantada. - Foto: Alberto Rodrigo

Las caídas en la vía pública como consecuencia de una baldosa rota, despegada o levantada suponen el 82% de las reclamaciones patrimoniales de los ciudadanos contra el Ayuntamiento al considerarle responsable del percance sufrido. También hay demandas por la precipitación de algún elemento arquitectónico sobre la vía (tejas, cornisas, ventanas), macetas, andamios o árboles o ramas aunque en menor medida.

La Unidad de Policía Local Administrativa es la encargada de atender a aquellas personas que protagoniza un percance en la vía pública como consecuencia de un tropezón o caída en los que sufren lesiones y deben ser asistidas en la mayor parte de los casos por un servicio de emergencia. La intervención de los agentes se ha disparado y hasta el pasado mes de noviembre ya habían actuado en 65 casos frente a los 53 de 2021, los 47 de 2020 y los 42 de 2019.

He aquí un ejemplo reciente. María Jesús Ruiz tropezó con una baldosa levantada de la calle Francisco de Enzinas y acabó en el HUBU. Salió de su casa el pasado 28 de noviembre en el barrio de Fuentecillas para ir a la farmacia a comprar una inyección que tenía que ponerse pero no llegó. Se topó con una baldosa que estaba levantada en la calle Francisco de Enzinas y se cayó. Como consecuencia del accidente acabó en el hospital.

Varias personas acudieron a ayudarla pero llamó a su hija para que viniera a buscarla y, tras llevarla al centro de salud a ponerse la inyección, acudieron a Urgencias del HUBU debido a los dolores que tenía. «Me tropecé con la única baldosa levantada que había en a calle y caí como una peonza. Tengo escayolado el pie derecho y me he roto la muñeca izquierda, además de las contusiones que tengo en el brazo derecho», señaló.

Como cuando sucedieron los hechos no llamó a Emergencias ni a la Policía Local, fue el pasado viernes cuando, tras denunciar lo que había ocurrido, los agentes acudieron al lugar para comprobar el estado de la baldosa y tomarla declaración. María Jesús acudió en la silla de ruedas con la que se tiene que desplazar tras el accidente. «Con la denuncia no persigo que me den una indemnización sino que revisen la acera. No quiero que le pase lo mismo a otras personas».

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)