scorecardresearch
Vladimir V. Laredo

Petisoperías

Vladimir V. Laredo


Cena de picoteo

09/03/2022

Llevo ya un rato dándole vueltas a sobre qué escribir. Pensé en hacerlo sobre ese virus que durante un tiempo ha asolado a la Humanidad y para el que aparentemente no había manera de encontrar una vacuna inmunizante, pero que al final se ha desdibujado y ha acabado finalmente desapareciendo del foco con tan solo una crisis de identidad en el partido político que encabeza la oposición en el parlamento español. Si lo hubiéramos sabido antes...

Creí oportuno contarles la salvajada que está ocurriendo en el este de Europa, concretamente en Ucrania. Pero asumo que, a estas alturas, ya saben ustedes cómo se pronuncia Kiev en doce idiomas, habrán visto todo lo que podían aguantar sobre barbarie y desesperación y, quizá, hasta hayan oído que hay un restaurante en Zaragoza que ha vetado el apellido rusa de su ensaladilla, lo cual habrá generado un tremendo malestar, seguramente, en ese nuevo señor de la guerra con el que comparto nombre de pila, y a lo mejor solo por eso decida detener este sinsentido que se está llevando por delante la vida de miles de personas. O a lo peor no. Pero he pensado que ya tienen bastante de esto con las teles, radios y demás zonas de este mismo diario.

Tenía casi decidido comentar lo del emplazamiento cambiante de las barracas para los próximos Sampedros. Aparentemente, cumplir la promesa electoral de retirarlas de la zona que han venido ocupando los últimos años está provocando que cada nueva ubicación propuesta por el alcalde sea motivo de trifulca por parte de los de los vecinos de los barrios aledaños. Así, intentar desfacer un entuerto que ya existía, ha provocado que surjan diez entuertos nuevos, algo así como ir a apagar los rescoldos de una fogata con un lanzallamas.

También se me pasó por la cabeza contarles la historia de un senador y exalcalde que decidió dar la bienvenida al posible nuevo líder de su partido político publicando una foto de ambos en su Instagram. Lo que pasa es que, cuando la subió, muchos se dieron cuenta de que la foto estaba manipulada, porque en la original aparecían cuatro personas más que alguien había borrado con fotochof. Vamos, un cuadro.

Así que, si me permiten, voy a pensarlo un poco más. Para la próxima.
@VladimirConV