scorecardresearch
María Albilla

María Albilla


Mucho más que una talla

09/03/2022

Hace unos días estaba viendo la campaña de primavera-verano de una conocida marca de zapatos y algo me llamó la atención. Además de que las sandalias tenían una combinación de colores metalizados que me fascinó, en la imagen me chirriaba algo... Me costó detectarlo unos segundos. Eran los muslos de la modelo. ¡Caramba! ¡Si habían usado a una mujer con un cuerpo real! ¿Cómo me pudo sorprender algo tan de verdad como unas piernas femeninas rotundas? ¡Ah, claro! Tal vez porque las mujeres reales en publicidad son todavía una rara avis. 

Mi pupila archivó aquella imagen, que me devolvió unos días después. Iba a cumplir años la mujer más bella del mundo, -sí mi madre-, y me dispuse a comprarle alguna prenda de temporada que realzara aún más su luz. Hice un tanteo de lo que se lleva en distintas páginas web de varias marcas de ropa y me volví a sorprender. Todas las modelos eran jovencísimas y delgadísimas y muchas incluso posaban en unas posturas imposibles del tipo haciendo el pino puente y con una pierna arriba, ¿en serio? (¿¡¡¡En serio!!!?). En alguna ocasión aparece una mujer con una talla 40 como esa rara avis de la que hablaba antes y con eso ya te tienes que dar por representada. 

Ojo, que no quiero penalizar con esto ni la juventud ni la delgadez (sí las posturas imposibles de las fotos), pero pienso en lo variados, diversos y bonitos que son los distintos cuerpos de mujer que no se reflejan ni en un mínimo porcentaje de webs en las que hay miles y miles de productos en venta, que creo que se merecen su lugar porque las consumidoras somos así, variaditas y bellas con todo lo nuestro. No hablemos ya de que se vean esos cuerpos de mujeres mayores que se sienten y son poderosas, atractivas y que quieren seguir luciendo las tendencias con el mismo estilo y placer que lo hacen sus hijas o nietas. Porque todas somos mucho más que la talla que nos etiqueta.

ARCHIVADO EN: Plaza Mayor, Publicidad