scorecardresearch

El reinado de Merga no cesa

José Daniel Maté / Atapuerca
-

El etíope logra su cuarto triunfo en el Cross de Atapuerca al imponerse en un alucinante final a su compatriota Muktar Edris. Belaynesh Oljira ganó en féminas

Merga aprovechó que Edris alzaba los brazos para ganar la carrera. - Foto: Luis López Araico

Alucinante, supremo, sobrenatural... Muchos adjetivos caben para describir el sprint final que ayer decidió el campeón del XI Cross de Atapuerca. Cuando el etíope Muktar Edris levantaba sus brazos celebrando su victoria, su compatriota Imane Merga apareció tras él para arrebatarle el triunfo sobre la misma línea de meta e inscribir su nombre, por cuarta vez consecutiva, en el palmarés del mejor cross del Mundo con un tiempo de 27:37. El rey Imane Merga IV de Atapuerca no abdica todavía. 

Igualmente muy emocionante, aunque el final no estuvo tan apretado, fue la carrera absoluta femenina, en la que la también etíope Belaynesh Oljira subió a lo más alto del podio por delante de la keniana Mercy Cherono y la marroquí Malika Asahssah, segunda y tercera respectivamente. Ayalew Hiwot, campeona de las dos últimas ediciones, se desmoronó en los últimos metros y acabó en cuarto lugar. 
Edris-Merga, Merga-Edris. Tanto monta, monta tanto. Los etíopes tiraron de la carrera masculina desde el inicio imponiendo una cadencia infernal, primero en un grupo ligeramente más numeroso; después, mano a mano. Detrás, también emparejados, el eritreo Medhin Teklemariam y el ugandés Timothy Toroitich; y a renglón seguido, Aelemayehu Bezabeh y Goitom Kifle.
Las diferencias entre los dos primeros y sus dos perseguidores poco a poco se fueron reduciendo gracias al trabajo de relevos entre Teklemariam y Toroitich. Bezabeh y Kifle seguían por detrás y tras ellos, Antonio Abadía -cuyo quinto puesto final le permitió ser el primer europeo- y Samuel Tsegay. 
Recorrido más de la mitad del circuito, cuando ya llevaban 15 minutos de prueba dominando, los dos etíopes fueron alcanzados por el ugandés y el eritreo, justo en el punto en el que estaban situados los obstáculos artificiales. Toroitich se puso entonces en cabeza del grupo de cuatro tras pasar por el Parque Arqueológico.
Sin embargo, poco antes de empezar la cuarta vuelta, al cambio de ritmo del ugandés solo respondieron Merga y Edris, no Teklemariam, que se quedó descolgado. Uno menos para luchar por la victoria, que era cosa de tres, hasta el último kilómetro, cuando se quedaron solos los dos etíopes tras el último paso por los obstáculos. La pelea fue brutal en los últimos metros, aunque Muktar Edrisencaró la última recta en primer lugar. Se veía con fuerzas, las piernas le respondían y aventajaba a Imane Merga. O eso creía. 
Levantó los brazos y esbozó la mejor de sus sonrisas para la foto de portada. No se daba cuenta de que su compatriota también enseñó los dientes, pero para apretarlos, e intentar la machada. 
Al final, ambos entraron a la par. Las imágenes frontales repetidas por televisión no permitían resolver las dudas sobre el ganador. Crecía la incertidumbre. Entre tanto, Edris se arrodillaba, lo celebraba y subía al podio sonriente, convencido de su triunfo. 
Su cara era un poema poco después, cuando el cronometraje electrónico determinó que era segundo. Merga, sabedor de que fue el quien atravesó primero la línea de meta, se relamía sentado a su lado. Su reinado en el mejor cross del mundo se alargaba otro año. 
 
Reina Oljira. La prueba femenina fue más igualada al principio. Elena Romagnolo se dejó ver en cabeza en los primeros metros y luego fue Sonia Bejarano la que lideró el pelotón, que ya se empezaba a romper, más aún cuando etíopes y kenianas se pusieron al mando. 
Por allí aparecieron Belaynesh Oljira, Mercy Cherono, Ayalew Hiwot o Marta Tigabea, pero también Doris Changeywo, Trihas Gebre, Malika Asahssah. Más atrás, Lily Partridge y Diana Martín. 
Hiwot, campeona de las dos últimas ediciones, realizó dos cambios de ritmo que acabaron por reducir el grupo cabecero a cuatro unidades. Junto a la vigente ganadora, Oljira, Cherono y Asahssah. 
En la última vuelta se decidió todo. Oljira apretó el acelerador y solo Hiwot parecía responder, quedándose Cherono tras los obstáculos. Asahssah se había descolgado antes. El empuje de la tercera del pasado Mundial de cross no tuvo respuesta y Oljira alcanzó sola la meta (25:26). Detrás, Cherono; y en tercer lugar, Asahssah, que superó a Hiwot, sin fuerzas al final.
Memorables pruebas absolutas que dieron lustre a un Cross de Atapuerca en el que la lluvia, el frío y el fuerte viento lo hicieron aún más espectacular.