scorecardresearch

Justicia busca cómo llevar los juzgados de Villarcayo al Liceo

A.C.
-

La Subdirección General de Obras y Patrimonio ha trasmitido al alcalde que «necesitan el edificio»

Los juzgados de Villarcayo se han quedado pequeños y hace más de una década que el Ayuntamiento busca dotarlos con un inmueble adecuado a sus necesidades. - Foto: A.C.

Ya en 2012, la alcaldesa de Villarcayo, Mercedes Alzola, ofreció el edificio del antiguo Liceo de la calle San Roque a los responsables de Justicia. Las estrecheces del pequeño edificio de los juzgados 1 y 2 de Villarcayo eran ya patentes, pero han tenido que pasar muchos contactos y una década para que el Ministerio de Justicia mueva ficha y manifieste con claridad al Ayuntamiento villarcayés su interés por el inmueble. Tras numerosos contactos desde 2019 entre el alcalde, Adrián Serna, y la Gerencia Territorial de Justicia, hace unos días la Subdirección General de Obras y Patrimonio entró en contacto con el regidor para manifestarle su expreso deseo de alcanzar un acuerdo «porque necesitan el Liceo».

El edificio de arquitectura señorial cuenta con tres plantas y 945 metros cuadrados que darían solución a la grave situación de los juzgados, donde los funcionarios trabajan hacinados en algunas salas, en ocasiones hay que sortear a un preso esposado para entrar al baño, las víctimas de violencia de género o los menores carecen de salas de espera adecuadas, no hay un calabozo o dependencia para custodiar a los detenidos mientras esperan a que se les tome declaración, solo hay una sala de vistas y, en ocasiones, no hay intimidad suficiente para la toma de declaraciones, como denuncian los representantes sindicales, abogados o el Ayuntamiento villarcayés. 

Las estrecheces del edificio quedaron patentes ya a comienzos de 2019 cuando la Gerencia Territorial de Justicia y el Ayuntamiento de Villarcayo suscribieron un convenio de colaboración por el que el Consistorio cedía por cuatro años el uso de parte del Archivo Histórico de Las Merindades para custodiar en precario diligencias previas de los años 2009 a 2015. Se trataba entonces de dejar libre una sala para la toma de declaraciones y la atención al ciudadano, pero aún así Alberto Arroyo, portavoz del Sindicato de los Trabajadores de Administración de Justicia, mayoritario en la Junta de Personal con CSIF, afirma que «las instalaciones de Villarcayo son muy deficientes, de las peores de la provincia».

En el informe que suscribió en julio, la jueza titular del Número 2, señalaba que desde su toma de posesión en diciembre de 2021, hace un año, «las dificultades por falta de medios personales y materiales han sido constantes, sin que se hayan adoptado medidas que ayudaran a solucionar, o al menos paliar, los graves problemas a los que ahora tengo que hacer frente». Los abogados que trabajan habitualmente en las dependencias han denunciado reiteradamente la falta de espacio e instalaciones adecuadas, algo que con el traslado al Liceo se solventaría, al poder triplicarse el espacio actual.

Durante los últimos años, el alcalde villarcayés ha planteado una permuta, pero dadas las diferencias entre un inmueble y otro, se tasarían ambos y Justicia debería compensar al Consistorio en la cantidad proporcional, como explica Adrián Serna. No hay fechas ni plazos para una remodelación del edificio que algunos como el STAJ ven lejana, al carecer de partida en los Presupuestos Generales del Estado para 2023. Sin embargo, el alcalde villarcayés confía en el traslado de los juzgados, porque el de hace unos días ha sido el primer contacto directo que ha mantenido con el Ministerio de Justicia -antes su interlocutor siempre era la Gerencia Territorial de Justicia en Burgos- y porque fue él quien recibió la llamada a iniciativa de los responsables del Ministerio.

Sin refuerzo. Al mismo tiempo persiste la falta de personal que la jueza del 2 ya manifestaba que se venía sufriendo desde hace un año y que con las bajas sin sustituir, renuncias y personal con escasa experiencia, hizo que la situación empeorara de forma exponencial. Tanto es así que la Comisión Permanente de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León acordó en septiembre informar favorablemente el nombramiento de un funcionario interino de refuerzo del Cuerpo de Tramitación Procesal que realice funciones de forma continua en el Juzgado Número 2 de Villarcayo, donde a pesar de contar con la carga extra de trabajo de los casos de violencia de género, cuentan con un trabajador menos que en el 1, donde se encuentra el Registro. El refuerzo aún no ha llegado, aunque si se han reincorporado o sustituido profesionales de baja y con dispensas, lo que ha mejorado el ritmo de trabajo y ha agilizado las diligencias como aprecian los abogados consultados por DB.