Positivo por covid-19 y confinado en casa por un juez

I.M.L.
-

El hombre se saltaba la obligación de permanecer aislado en su domicilio, según pudieron constatar los técnicos de Atención Primaria, que fueron los que denunciaron este comportamiento irresponsable

El portal donde vive el confinado se encuentra en la calle Miranda do Douro de la capital ribereña. - Foto: A. del Campo

Las medidas para frenar la propagación del coronavirus en la capital ribereña han excedido el ámbito sanitario para llegar al judicial. El Juzgado de los Contencioso nº 2 de Burgos ha tenido que actuar ante la denuncia contra un hombre que se estaba saltando el confinamiento en su casa. Este individuo había resultado positivo por PCR en la covid-19 y regenta uno de los establecimientos hosteleros que permanecen cerrados en Aranda por este motivo. Un técnico de Salud Pública de la Gerencia de Atención Primaria había constatado que «no estaba cumpliendo la orden de aislamiento dada», por lo que la Delegación Territorial de la Junta acudió a los jueces para que ratificasen esa medida. 
El auto del juez, emitido ayer mismo, confirma la orden de aislamiento en su domicilio, ubicado en la calle Miranda do Douro de la capital ribereña, hasta el próximo 15 de agosto «con un régimen de visitas restringido a aquellas estrictamente necesarias y con el adecuado equipo de protección». El individuo llevaba varios días, desde su diagnóstico, saliendo a la calle y sin respetar el preceptivo aislamiento, lo que obligó a esta denuncia que apoyaba el Ministerio Fiscal. El magistrado argumenta que «aunque se produzca una limitación de derechos fundamentales como la libertad de movimientos» esta medida de confinamiento domiciliario «resulta proporcionada» sobre todo después de haber constatado con suficientes indicios que «el afectado no parece dispuesto a cumplir las órdenes de las autoridades sanitarias», resaltando que esta postura puede causar «un problema a la población de Aranda de Duero que puede verse confinada y, en el peor de los casos, infectada por el patógeno, lo que provocaría una crisis sanitaria que incluso podría superar esta población». 
La medida de aislamiento estará vigente para esta persona hasta el 15 de agosto, aunque no se descarta que se tenga que ampliar , lo que se debe pedir con antelación y contar con la ratificación del mismo juzgado. La resolución se ha notificado a la Junta, a la Subdelegación del Gobierno en Burgos y al propio Ayuntamiento arandino para que los agentes y cuerpos de seguridad puedan actuar, en caso de considerarlo necesario, para hacer efectiva esta medida y que el individuo no vuelva a saltarse el aislamiento en este tiempo.