scorecardresearch

El PSOE acusa a Lacalle de adulterar la realidad de la economía de la ciudad

Á.M / Burgos
-

Asegura que no se ha reducido la deuda, que el ahorro en personal es ficticio y que «lo único» que sí ha mermado son las inversiones

La concejala Carmen Hernando accede a un Pleno. De espaldas, Salvador de Foronda, titular de Hacienda. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El Grupo Municipal Socialista hizo ayer su particular balance del paso de ecuador de la legislatura, pero lo ciñó al ámbito económico para contradecir las cifras aportadas en los últimos días por el alcalde, Javier Lacalle, en defensa de una economía de austeridad.

La concejala socialista Carmen Hernando volvió a preguntar (ya lo hizo en el Pleno) «qué le ha hecho cambiar de idea para congelar los impuestos este año», en referencia al argumento dado por el Ejecutivo local («se hace para no empeorar las economías familiares») y a la «doble subida de impuestos que aprobó en 2012», cuando la crisis ya era un hecho arraigado. «Entonces sí que agravó la situación de los burgaleses», zanjó Hernando.

Después empezó el baile de cifras. Según Lacalle, la deuda municipal se ha reducido en 50 millones tras arrancar la legislatura con una mora total de 212 millones; el capítulo de personal cuesta 10 millones menos que hace dos años, los ingresos por licencias urbanísticas han caído de 12 a un millón de euros y el gasto corriente se ha reducido notablemente.

Para el PSOE resulta «imposible» tal minoración de la mora ya que «a finales de 2012 solo la deuda financiera era de 165 millones, mientras que en marzo de este año se debían 46 millones a los proveedores, por lo que suponiendo que se haya pagado la mitad de lo que hay que devolver este año a los bancos (16 millones)», la cifra no cuadraría.

Respecto a Personal defendió que «se ha tomado como referencia un año en el que todavía se pagaba la nómina de Aguas, no se ha computado la bajada del 5% de los salarios y tampoco la retirada de la extra de Navidad». Y de las licencias urbanísticas aclaró que «jamás se ingresaron 12 millones, sino un millón en el año que más hubo (2006), mientras que en 2012 se ingresaron 450.000 euros. «Lo único que sí se ha reducido drásticamente son las inversiones, que han caído un 80%; se han tergiversado los datos y eso es preocupante», remachó Hernando.